El cese de la actividad de la naviera marroquí Comarit-Comanav, cuya flota, compuesta por once buques, ha quedado amarrada en puertos de Francia, España y Marruecos, ha dejado a su suerte a 104 tripulantes en el puerto gaditano de Algeciras.

Según ha informado hoy en rueda de prensa en Algeciras el coordinador de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte de UGT, José Manuel Ortega, la empresa ha dejado de operar debido a la deuda que mantiene con varias empresas.

Entre ellas Navantia, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) o suministradores de víveres, lo que ha provocado el embargo de los buques.

Como consecuencia de ello, 104 trabajadores de la naviera permanecen en una situación precaria en el puerto de Algeciras desde hace dos meses, sin cobrar sus sueldos y sin percibir ingresos para mantener la operatividad del buque ni para comer.

Los tripulantes, además, no pueden regresar a sus casas puesto que abandonarían sus puestos de trabajo.
La paralización de la flota de Comarit-Comanav afecta a unos 1.200 trabajadores y a cuatro buques que permanecen amarrados al puerto de Algeciras, tres en diques franceses, dos en Nador (Marruecos), uno en Tarifa (Cádiz) y otro en Tánger (Marruecos).
En la rueda de prensa ha comparecido también el responsable del sector del mar de UMT-Marruecos, Mohamed Chnykherr, que ha hecho un llamamiento al Gobierno marroquí para que intervenga en el conflicto y busque soluciones para la situación de los trabajadores, que ha definido como "un problema laboral y humanitario".

Uno de los trabajadores ha transmitido la "esperanza" que tenía el colectivo de que el Gobierno de Marruecos interviniera, pero, señaló, "no está haciendo absolutamente nada", y ha lamentado que la naviera no pague el salario y "tampoco te dé de comer y te deje sin luz y sin agua".

Por su parte, el secretario general del sindicato UGT en el Campo de Gibraltar, Ángel Serrano, ha anunciado que reclamará al subdelegado de la Junta de Andalucía en la comarca, Ángel Gavino, que busque una solución al problema, además de solicitar la intervención del Banco de Alimentos, Cruz Roja y Protección Civil.