A.P. Møller-Mærsk obtuvo un beneficio neto de 16.464 millones de coronas danesas (2.211 millones de euros) hasta septiembre, un 31 por ciento menos que hace un año.

La división de transporte de contenedores Maersk Line, la principal del grupo, se vio afectada negativamente por la subida en las tasas de flete y del precio del combustible, informó ayer la compañía. Pero por otro lado el alto precio del crudo benefició a las explotaciones petrolíferas en el mar del Norte del consorcio, que compensó también el resultado con la desinversión de la venta de los establecimientos de su cadena de supermercados Netto en el Reino Unido.

El beneficio antes de impuestos fue de 41.928 millones de coronas danesas (5.632 millones de euros), un 2 por ciento menos. El beneficio neto de explotación (EBIT) bajó un 4 por ciento hasta 45.605 millones de coronas danesas (6.126 millones de euros).

AP Möller-Maersk facturó por valor de 240.023 millones de coronas danesas (32.240 millones de euros), un 2 por ciento más.

En el tercer trimestre, el consorcio danés ganó 1.920 millones de coronas danesas (258 millones de euros), un 80 por ciento menos. La ganancia bruta bajó un 40 por ciento hasta 9.459 millones de coronas danesas (1.271 millones de euros). La facturación fue de 80.794 millones de coronas danesas (10.852 millones de euros), lo que supone una caída del 1 por ciento.

El Grupo A.P. Møller-Mærsk mantiene su pronóstico de un beneficio neto a final de año de entre 16.700 y 18.900 millones de coronas danesas (2.243 y 2.539 millones de euros), a pesar de la incertidumbre sobre la evolución de la economía mundial, el precio del petróleo y las condiciones de comercio globales.