El déficit comercial de Estados Unidos con China fue una de las principales causas de la crisis financiera, pero lo cierto es que la balanza de pagos de Europa se encuentra en la misma situación en con el país asiático. Los eurodiputados de la comisión de Comercio Internacional del PE organizaron el pasado martes una sesión pública para evaluar la situación antes de redactar un informe sobre cómo evitar estos desequilibrios comerciales a nivel global.

Con los mercados más desarrollados al borde de la recesión, China se ha convertido en el gran país en crecimiento elegido por los exportadores europeos para comerciar: en 2010, vendieron al país asiático bienes y servicios por un valor de 113.000 millones de euros. Sin embargo, las empresas europeas se quejan de la existencia de injustos precios de intercambio, de una divisa artificialmente baja (Yuan) y de obstáculos políticos desalentadores. El gráfico muestra un déficit comercial europeo con China de 168.800 millones de euros en 2010.

Europa exporta al país principalmente máquinas e infraestructuras para el transporte (que constituyeron más del sesenta por ciento de las exportaciones en 2010), productos químicos y materias primas. Por otra parte, importa sobre todo bienes de consumo, como dispositivos de oficina y de telecomunicaciones y ropa.

En el caso de España, el déficit comercial en 2008 con China fue de -15.000 millones de euros.

Evento : Comisión de Comercio Internacional (INTA)