El Día Marítimo Mundial (World Maritime Day) fue establecido por Naciones Unidas a través de la Organización Marítima Internacional (OMI) con el fin de mantener y mejorar la seguridad y eficiencia de las operaciones marítimas internacionales, y para prevenir la contaminación marina ocasionada por buques, especialmente por descargas ilegales que son altamente peligrosas y tóxicas.

El Día Marítimo Mundial de 2011 se celebra este año durante la semana del 26 al 30 de septiembre y tendrá lugar en la sede de la Organización Marítima Internacional el jueves 29 de septiembre de 2011.
Se escogió este tema para el Día Marítimo Mundial de 2011 con el fin de permitir a la OMI no sólo que concentre e intensifique sus esfuerzos en hacer frente a los desafíos de la piratería moderna, sino también para facilitar la elaboración de una respuesta mundial más amplia con el objetivo de erradicar el problema. En consecuencia, se intentarán lograr los siguientes objetivos durante este año:
  • Incrementar la presión a nivel político para garantizar la liberación inmediata de todos los rehenes secuestrados por piratas - gente del mar, principalmente;
  • Revisar y mejorar las orientaciones dirigidas a la industria y conseguir la plena conformidad de los barcos con todas las medidas preventivas, evasivas y defensivas recomendadas;
  • Promover una ayuda más comprometida por parte de las armadas;
  • Fomentar la coordinación y la cooperación contra la piratería entre los Estados, las regiones y las organizaciones;
  • Fortalecer la capacidad de los Estados en regiones de todo el mundo infestadas de piratas, y en cualquier otro lugar, para disuadir, interceptar y someter a la justicia a aquellos que cometan actos de piratería y robo a mano armada contra los buques; e igual de importante, ofrecer asistencia a aquellos que han sido atacados o secuestrados por piratas y a sus familias.
La piratería en el mar y el robo a mano armada a buques ocurridos en los últimos años en algunos casos con resultados fatales para algunas tripulaciones provocan inquietud tanto para los navegantes así como a las empresas marítimas debido a que tales eventos y la violencia empleada tiende a aumentar con el paso del tiempo. Cabe precisar que, el acto de piratería responde a intereses personales, diferente de terrorismo de alta mar, que es una actividad motivada por incentivos políticos, religiosos o étnicos.

La piratería está definida en el artículo 101º al 103º de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) de 1982, entendiéndose por piratería aquellos actos en contra de los buques que se producen en Alta Mar o en un lugar no sometido a la jurisdicción de ningún Estado.

En el artículo 100º esta Convención pide la cooperación de todos los estados, especialmente a los ribereños, en la represión de la piratería en la alta mar o en cualquier otro lugar que no se halle bajo la jurisdicción de ningún Estado.

Lamentablemente, la mayoría de los actos de piratería suceden, generalmente, en zona económica exclusiva estando sometidos por lo tanto a la jurisdicción del Estado Ribereño de conformidad a su legislación interna; por lo tanto no constituyen actos de piratería propiamente dichos en los términos del delito internacional regulado en el artículo 101º de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) 1982, que regula estipulando que, para que los actos descritos en el artículo constituyan delito internacional de piratería deben suceder en Alta Mar o en cualquier lugar no sometido a jurisdicción de ningún Estado.

Los actos cometidos en aguas soberanas del Estado ribereño no son delito internacional de piratería sino un delito contra su ordenamiento jurídico interno.