Alianzas y navieras independientes de transporte de contenedores corren el riesgo de quedarse al margen del tráfico Asia-Europa, a menos que se provean de mega-portacontenedores (Ultra Large Container Vessel ~ ULCV).

Según advirtió la consultora SeaIntel Maritime Analysis, tanto la Grand Alliance (Hapag-Lloyd, OOCL y NYK Line) como la New World Alliance (APL, MOL y Hyundai Merchant Marine), necesitarán incorporar a sus flotas más buques con capacidad superior a los 13.000 teus (unidad de medida de capacidad del transporte marítimo en contenedores) si es que pretenden mantenerse competitivas en una de las líneas de comercio marítimo más importantes del mundo, como es la Asia-Europa.

El análisis realizado por la consultora danesa muestra que en dos años más las empresas Maersk Line, Mediterranean Shipping Co y la alianza CKYH (formada por Cosco, K Line, Yang Ming y Hanjin Shipping), estarán atendiendo casi todos sus servicios Asia–Europa con buques de más de 13.000 teus.

En contraste, y según se desprende de la actual cartera de órdenes de construcción, la Grand Alliance, la New World Alliance y otras compañías navieras independientes, todavía estarán por entonces operando buques de entre 8.000 y 10.000 teus.