Los resultados de los diez últimos años

• El tráfico total de mercancías creció más de un 23% en diez años, mientras que las inversiones se incrementaron un 82,3%.
• Tras una etapa intensiva en desarrollo, toca poner en valor el potencial y volcarse en la gestión, según González Laxe.

La evolución de los principales indicadores del sistema portuario de titularidad estatal refleja que durante los diez últimos años el crecimiento de los ingresos y de los tráficos ha sido acompasado, a la par que se estabilizaban las inversiones. Tras una fase expansiva en cuanto al desarrollo de grandes proyectos de obras portuarias, a partir de 2008 las inversiones se contienen, hasta llegar a mediados de 2009, cuando la cifra de negocio conjunta generada por el sistema se situaba de nuevo por encima de las inversiones. Esta estrategia se encuentra en línea con el nuevo proceso de captación de tráficos por la vía de la gestión comercial en el que están inmersas las autoridades portuaria.




"Ahora asistimos", señala el presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe, "a un renacimiento portuario que pivota sobre la gestión, entendiendo los puertos como empresas". "Toca ahora poner en valor todo el potencial y volcarse en la gestión", según Fernando González Laxe. La nueva Ley de Puertos, aprobada en agosto de 2010, viene a apuntalar esta estrategia. Desde 2005 los ingresos no superaban a las inversiones anuales, dinámica que se volvió a registrar en 2010, cuando el sistema destinó a nuevos proyectos 911 millones de euros, con unos ingresos de 1.003 millones.


En el período 2001-2010 se movieron un total de 4.211 millones de toneladas, lo cual ha supuesto un promedio de 421 millones anuales, con picos mínimos y máximos en 2001 y 2008, con 349,6 millones y 483 millones, respectivamente. El crecimiento total de la década fue del 23,3%, con un promedio anual del 2,6%, aunque la tendencia alcista se interrumpió momentáneamente entre 2008 y 2009, con descensos del 1,9% y 12,9%, respectivamente.

Las cifras de evolución del tráfico se han visto correspondidas por los ingresos de los puertos, en el mismo período 2001-2010 alcanzaron una cifra de negocio de 8.806 millones de euros, con un incremento total del 49,5%, y un crecimiento medio anual del 5,5%. Al igual que en el caso de los tráficos portuarios, el momento álgido en el crecimiento de los ingresos se logró en 2005, con 879 millones de euros, que se incrementaron un 9,7%. En ese año los tráficos crecieron un 7,4%. Por contra, el peor año fue el 2009, cuando los tráficos descendieron un 12,9% y los ingresos cayeron hasta los 974 millones, con un descenso del 6,8%. Tanto tráficos como ingresos volvieron a crecer el año pasado, hasta situarse en 1.003 millones de euros, por 431 millones de toneladas.

Las inversiones del sistema portuario ascendieron a 8.797 millones de euros entre los años 2001 y 2010, con un incremento del 82,3%, y un crecimiento medio anual del 9%. El año 2008 fue el de mayor esfuerzo inversor, con 1.264 millones, pero desde ese año han ido descendiendo paulatinamente, un 18,2% en 2009 y un 12% en 2010, hasta alcanzar los 911 millones en este último año. Este descenso del ritmo inversor está justificado por la sucesiva conclusión de las grandes obras que se desarrollan en los puertos (dársenas exteriores de los puertos de A Coruña y Ferrol, ampliación del puerto de Gijón, exclusa de Sevilla, nuevas instalaciones en los puertos de Bahía de Algeciras, Barcelona, Bilbao, Castellón, Tarragona y Valencia, entre otros proyectos), y por la necesidad de intensificar la actividad comercial y de puesta en valor de todo el potencial que han desarrollado los puertos en los últimos año.