La sociedad de clasificación Det Norske Veritas (DNV) ha informado sobre un innovador proyecto de buque portacontenedores, aún más respetuoso con el medio ambiente, que estará propulsado por un motor de dos tiempos y dual (capaz de usar como combustible tanto gas natural licuado como fuel oil pesado). El nuevo concepto de buque, denominado “Quantum 9000”, y fue presentado en Londres el pasado 14 de marzo.

Una versión anterior del proyecto, presentada hace un año con el nombre de “Quantum”, estaba propulsado por 4 motores duales de 4 tiempos, el tipo de planta principal que se puede encontrar en un buque de crucero, por ejemplo. El nuevo “Quantum 9000” utiliza un único motor dual de dos tiempos similar al de los portacontenedores tradicionales. Los armadores tendrán la posibilidad de elegir como combustible el gas natural licuado o el fuel oil pesado, dependiendo de la disponibilidad del primero y del precio del segundo.

“Los armadores quieren avanzar poco a poco. No deseamos introducir demasiados cambios de golpe, razón por la que creemos que ésta es una solución realista para los buques propulsados por LNG”, ha manifestado el vicepresidente de DNV, Knut Dohlie.

El tamaño de este portacontenedores (9.000 TEU), se eligió por considerar que este tipo de buque dominará los tráficos entre Asia y Estados Unidos a través del Canal de Panamá a partir del año 2014.

El motor, ME-GI de MAN, ha sido concebido para una velocidad óptima de 22 nudos y reducirá las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera hasta un tercio cuando se utilice LNG como combustible. El nuevo diseño del motor permitirá recuperar el calor y utilizará una nueva técnica de recirculación de los gases de exhustación para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

El coste adicional que supondría comprar este tipo de buque quedaría compensado con el ahorro obtenido en un periodo de “entre 5 y 8 años”, dependiendo del precio del combustible en el futuro. El nuevo motor supondría un coste entre un 10 y un 15% más elevado que el de los motores convencionales, que tienen unos precios de alrededor de 200 dólares/kW. Por tanto, el nuevo motor del “Quantum 9000”, de 40.000 kW, costaría alrededor de 8 millones de dólares.

El buque adopta una disposición general con “dos islas” situando el puente de navegación más a proa, para aumentar la capacidad de transporte de contenedores, mientras que la cámara de máquinas se sitúa lo más posible a popa para reducir la longitud del eje propulsor. Dos tanques cilíndricos presurizados de tipo C, con una capacidad conjunta de 6.500 m3, se instalarían justamente debajo de la superestructura del buque.

A pesar del precio creciente del petróleo, DNV comprende la preocupación del sector por los elevados riesgos de este negocio, la formación de la tripulación necesaria para este tipo de buques y la escasa disponibilidad hasta ahora de instalaciones para repostar GNL como combustible. Por ello, Knut Dohlie ha declarado que “hace falta alguien con mucho valor para realizar el primer encargo de este tipo de buque” y que probablemente Maersk Line lideraría el camino.