• Un estudio concluye que los recintos portuarios del Mediterráneo español están preparados para ganar 15 puntos porcentuales en las importaciones del Sureste asiático.
  • El encarecimiento del petróleo hace más rentable una ruta corta.
  • El corredor ferroviario, de hacerse, dará más ventaja a Barcelona y a Valencia.
El estudio 'Análisis del potencial de los puertos del Mediterráneo español como puerta de entrada de China en Europa', realizado por Casa Asia en colaboración con el Puerto de Barcelona (APB), pide a las administraciones subvenciones para incentivar a operadores privados como las que se han otorgado a compañías aéreas en algunos aeropuertos.

El texto, presentado ayer lunes en Barcelona, defiende implicar en los puertos al sector privado "con condiciones contractuales atractivas, y apoyar temporalmente los costes operativos de sus servicios ferroviarios, tal y como se ha hecho con excesiva frecuencia con las líneas aéreas low cost en aeropuertos secundarios".

En general, ve necesario que la estrategia portuaria española, con las conexiones ferroviarias incluidas --como el Corredor Mediterráneo--, "reciba la misma atención, inversión y ambición que acaparan otros proyectos de infraestructuras de los últimos años, como el tren de alta velocidad o las ampliaciones aeroportuarias".
Algeciras, hub de entrada hacia Europa y América Latina de la potencia asiática
Según el 'estudio', el obstáculo principal para la consolidación de los puertos del Mediterráneo español es la conexión terrestre con Europa a través de líneas de ferrocarril "rápidas y fiables", por lo que destaca la propuesta de crear infraestructuras ferroviarias y servicios eficientes, con frecuencias y tiempos de tránsito competitivos.
En China se están produciendo cambios: quieren controlar también el proceso logístico, y pueden elegir dónde quieren enviar sus mercancías.
Jacinto Soler, coautor del estudio junto a Lijing Ye, ha señalado que muchas de las ventajas atribuidas a los puertos del norte de Europa para captar mercancías desde Asia corresponden a servicios, como el procedimiento aduanero o la rapidez de descarga.

Con todo, los puertos mediterráneos, y españoles en concreto, "gozan de buena reputación en China, aunque se echa en falta una promoción activa y amplia por parte española", recoge el estudio.
El encarecimiento del petróleo hace más rentable una ruta corta. Además, la profundidad de los puertos es suficiente (supera los 18 metros, a diferencia de los italianos, con menos calado). El corredor ferroviario, de hacerse, dará más ventaja a Barcelona y a Valencia.
Por ello, el texto insta a los puertos del Mediterráneo español a potenciar su combinación de 'hinterland' con Europa y 'foreland' con el Norte de África, así como a promocionase de forma más activa entre los exportadores e importadores --que son quienes deciden el puerto de destino--.

En este sentido, aboga por agrupar a los puertos españoles bajo una misma marca para ganar fuerza, y pide desarrollar acciones de promoción de forma "frecuente y continua" para que los operadores chinos conozcan la realidad portuaria del país, como hacen los puertos del norte de Europa.

Otra de las bazas para España es que el Mediterráneo es la conexión más rápida con Asia, con las ventajas no solo de tiempo sino medioambientales que ello supone, por la menor contaminación del transporte.