Triple-E
Suficientemente grandes para albergar
“una pista de jockey, un campo de fútbol americano y una cancha de baloncesto”.

Maersk line ha firmado un contrato con los astilleros coreanos de Daewoo, para la construccion de 10  portacontenedores con una capacidad de 18.000 TEUs, con una opción de sumar otros 2O buques.
Cada megabuque supondrá una inversión de 190 millones de dólares, de forma que, si la opción por veinte barcos más se materializa, el contrato con DSME supondrá un desembolso de 5.700 millones de dólares.
La entrega de los diez primero buques esta prevista entre 2013 y 2015. Con una eslora de 400 metros, manga de 59 metros, puntal de 73 metros, los buques clase "triple-E" serán los de mayores dimensiones. Sus 18.000 TEUs superan en un 16% los del mayor buque en la actualidad, Emma Maersk.

La llamada Clase "Triple-E", tiene tres objetivos principales detrás de su creación, Economía de escala, eficiencia energética y cuidado con el medio ambiente.


Los nuevos buques superan los registros actuales de la industria marítima en eficiencia de consumo de combustible y en recorte de emisiones de CO2 por cada TEU transportado.
Consumen un 35% menos por contenedor que los barcos de 13.000 TEUs que serán entregados a otras navieras durante los próximos cinco años.
Asia-Europa

Con la compra de esos megabuques Maersk Line busca aprovecharse del crecimiento previsto para la ruta comercial entre Asia y Europa, estimada por la compañía en entre el 5 y el 8%, y mantener además su “liderazgo” en esa ruta comercial, indicó A. P. Maerk-Moller.