video

Trabajadores, pertenecientes a APM Terminals, del grupo Maersk, y subcontratas de la empresa se han manifestado hoy en la terminal de contenedores de la compañía en Algeciras para denunciar "su política de contratación" y el "bloqueo" de la negociación colectiva.

Aunque la convocatoria inicial anunció una concentración de 20 delegados sindicales de CCOO, UGT, USO y CGT, finalmente se han sumado al paro de dos horas efectuado hoy estibadores fijos y eventuales de Maersk, así como empleados de empresas auxiliares.

El secretario de MCA UGT en el Campo de Gibraltar, Juan José Villalba, ha denunciado en declaraciones a Efe la "política de recortes de trabajo dentro de Maersk" en Algeciras.

Villalba ha citado como ejemplo la situación de seis trabajadores de la subcontrata Mareiport, recientemente adjudicada a Carretillas San Roque 2006, que, según los sindicatos, "se niega" a subrogar a los afectados y los trasladará a una nueva sede en Los Barrios.
Llevan más de 15 años trabajando en la terminal y el único objetivo de los cambios planteados es quitarse trabajadores de encima; el peligro que vemos es que Maersk está renovando este año todos los contratos de las auxiliares y podría vislumbrarse en el horizonte un recorte importante de plantillas.
Por otro lado, CCOO denunció recientemente el "estancamiento" de la negociación del convenio colectivo y aseguró que Maersk planteaba recortes de hasta un 20% en sus percepciones económicas a dos tercios de la plantilla.

El representante del sector de CCOO, Pablo Bianchi, ha subrayado que la actitud de la empresa "refleja el chantaje al que está sometiendo a todos los trabajadores, aprovechándose de una situación coyuntural".
El responsable de APM Terminals Algeciras, Anders Kjeldsen, declaró recientemente que la compañía - que en los últimos meses del año pasado desvió cerca del 20 por ciento de contenedores a su terminal en Tánger Med (Marruecos)- debe "recortar costes para ser competitiva".
El 'portavoz' de los trabajadores eventuales, Antonio Lozano, ha cifrado en 400 personas las que en están en una situación, que ha calificado de "insostenible".
Lozano ha explicado que mientras que de 2005 a 2008 los eventuales trabajaban "casi todo el mes", ahora lo hacen entre seis y ocho días al mes.
Ha añadido que la cantidad fija estipulada al mes es de 520 euros brutos - 323 con las deducciones oportunas - y que la disponibilidad requerida "de 365 días al año y 24 horas al día" les impide buscar otro empleo."Además", ha dicho Lozano, "hacerlo sería renunciar a todos nuestros derechos".