La naviera y petrolera danesa Mærsk, anunció hoy el cese temporal de su actividad en Egipto debido a la revuelta que afecta a este país africano.

La medida provocará el cierre de la terminal de contenedores del Canal de Suez, controlada parcialmente por su filial APM Terminal, aunque el canal continuará abierto al tráfico, informó el grupo danés.

También se verán afectadas las oficinas de la naviera Maersk Line, la naviera Safmarine y la compañía de logística Damco, todas integradas en el grupo danés.

"La situación en Egipto afecta las actividades comerciales y operacionales del grupo A.P. Møller-Mærsk. Pero también se han tenido en cuenta a todos los empleados", señaló la empresa en un comunicado.

El consorcio danés informó también de que ha contratado un avión para repatriar hoy a Dinamarca a familiares de sus trabajadores.

A.P. Møller-Mærsk tiene cerca de 7.000 empleados en Egipto, la mayoría de ellos trabajando en la petrolera Egyptian Drilling Company.