Los representantes de los trabajadores de Boluda Tankers han dado por "rotas" las negociaciones sobre los nuevos turnos anunciados por la compañía, cuya entrada en vigor estaba prevista para el 3 de febrero.

El sindicato SAME anunció el pasado 14 de enero que había denunciado la medida ante la Inspección de Trabajo porque supondría que pasarían seis días en tierra y seis embarcados, en lugar de cinco días trabajando y dos de descanso, según el sistema de trabajo vigente.

No obstante, la reunión celebrada la semana pasada entre las partes en el seno del Sercla concluyó con un acuerdo de suspensión de la huelga y la apertura de las negociaciones.

En virtud del acuerdo, los representantes de la plantilla - integrada por 36 personas - se comprometían a no recurrir durante un mes a medidas de presión ni a los tribunales, mientras que la empresa garantizaba la no aplicación de los nuevos turnos durante ese periodo.

El periodo de conversaciones comenzó ayer, pero, según ha indicado el portavoz del Sindicato de Actividades Marítimas (SAME), Juan Carlos Martínez, "se han roto".

Martínez ha añadido en un comunicado que el convenio colectivo vigente hasta el próximo 31 de enero es "la máxima expresión de la voluntad de los trabajadores y empresa, que Boluda Tankers pretendía echar por tierra con la modificación sustancial propuesta".

En este sentido, han asegurado que el nuevo sistema de turnos "vulneraría" el convenio y los artículos del Estatuto de los Trabajadores relativos a las jornadas de descanso.

El sindicato considera que los trabajadores y el buque "estarían expuestos a posibles accidentes ya que solo habría por turnos tres trabajadores en una guardia: capitán, jefes de máquina y bombero".

A modo de ejemplo, Martínez ha señalado que habría una sola persona - el bombero - en la cubierta del buque "para atracar el buque al muelle, abarloarse a los buques fondeados en bahía y manejar la grúa para dar las mangueras a los buques que tengan que suministrar".

Han subrayado que esta fórmula no sólo supondría un "riesgo" para los trabajadores, sino que tener "una sola persona para todas las tareas de suministro sería causa de accidente o catástrofe de derrame de crudo al mar".

Vía: EFE