Los conductores de la empresa Satransa, dedicados al transporte de contenedores y cuya principal actividad se mantiene con Maersk, mantuvieron el pasado viernes 14 de enero una asamblea de trabajadores en los locales del sindicato UGT "al objeto de analizar todas las penalidades que están padeciendo en los últimos meses".

Según explicaron los empleados de la empresa, los trabajadores vienen cobrando en los últimos meses sus salarios de forma atrasada, y en algunos casos en varios pagos. De hecho, a día de hoy aún les falta por cobrar parte del salario del mes de diciembre.

La plantilla denuncia "amenazas por parte de la empresa de aplicar un posible ERTE", o su "intención de desglosar la empresa creando “microempresas”, incumplimiento de esta manera el Convenio Colectivo". Este incumplimiento se sumaría a otros en "materia de prevención de riesgos ya que no se realizan reconocimientos médicos de ningún tipo".

Con este contexto, los empleados afirman "no aguantar más", ya que "tienen que seguir realizando los viajes y muchos conductores no tienen suficiente liquidez para salir a la carretera". De esta forma, los trabajadores han decidido ir a la huelga e interponer ante la Inspección de Trabajo la pertinente denuncia.