El World Shipping Council (que representa a las principales navieras de líneas regulares del mundo) y la International Chamber of Shipping (cámara naviera internacional, de la que ANAVE es miembro) han propuesto a la Organización Marítima Internacional (OMI), el pasado 1 de diciembre, que se exija mediante una norma internacional que todos los contenedores cargados sean pesados en el puerto antes de cargarlos en el buque para su exportación. Ambos organismos han recordado la importancia de seguir mejorando la seguridad y evitar los contenedores con excesivo peso, así como los esfuerzos realizados hasta ahora en este sentido.

"En 2008, el sector elaboró y publicó unas directrices, 'Safe transport of containers by sea - Guidelines on industry best practices', tratando así de minimizar los problemas del peso excesivo de contenedores para los buques, su tripulación y todo el personal involucrado con el contenedor en toda la cadena de transporte. Estas directrices han sido muy valoradas y ampliamente difundidas. Sin embargo, han tenido un efecto poco perceptible sobre la reducción de incidencias. En ausencia de una norma internacional que exija que los operadores de terminales marítimas pesen los contenedores cargados antes de embarcarlos a bordo, parece muy probable de que un número importante de contenedores seguirá sin pesarse. Por tanto, la OMI debería establecer tal exigencia para que los todos los contenedores sean pesados en la terminal marítima tras recibirlo y antes de introducirlo en el buque, y para que el peso real de los contenedores esté a disposición del operador del buque."