• Se compensará el retraso superior a 90 minutos
  • El reglamento será publicado en el diario oficial de la UE el próximo 9 de diciembre y entrará en vigor a finales de 2012.
A partir de ahora, los viajeros que elijan estos medios de transporte también tendrán derecho a ser informados, asistidos y compensados en caso de retraso superiores a 90 minutos o cancelación.
En concreto, podrán reclamar 80 euros diarios para cubrir los gastos de alojamiento durante un máximo de tres noches y compensaciones de entre el 15 y el 50% del precio total del billete cuando sufran retrasos en la llegada o cancelaciones.
Tendrán derecho, por otro lado a no ser discriminados en caso de que su capacidad de movilidad sea reducida y recibir asistencia gratuita tanto en el momento del embarque como durante el viaje, así como a reclamar compensaciones en caso de perdida o deterioro de sus equipos de movilidad.

Se fijan además unas normas mínimas e información para antes y durante el viaje, así como paneles informativos sobre sus derechos en las terminales y en los propios barcos.

Las compañías responsables del viaje tendrán que establecer puestos de tramitación de las quejas de pasajeros y los estados miembros cuerpos nacionales independientes para velar por la aplicación de la legislación e imponer sanciones en caso necesario.

El comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, celebró en un comunicado que las personas que viajan dentro de la UE vayan a poder disfrutar de los mismos niveles de calidad y seguridad con independencia del medio de transporte que elijan.

El reglamento será publicado en el diario oficial de la UE el próximo 9 de diciembre y entrará en vigor a finales de 2012.

El Ejecutivo comunitario ha propuesto también reforzar los derechos de los pasajeros que viajan en autobús o autocar, una idea que aún debaten los países de la UE y la Eurocámara.