El Alakrana faena ahora en el Índico con seguridad privada

La Asociación Española de Escoltas (ASES), implicada en la formación y selección de personal de seguridad privada para las embarcaciones pesqueras que operan en el Índico, ha alertado de la necesidad de que los barcos porten armamento pesado para hacer frente al próximo brote de ataques piratas en aguas somalíes.

ASES considera necesario el empleo de ametralladoras de largo alcance, como el modelo Browning de calibre 12.70 de fabricación norteamericana y recuerda que las mafias de piratas ya cuentan con un armamento equivalente, adquirido en el mercado negro procedente de las repúblicas ex-soviéticas.

"Hasta que no permitan embarcar este tipo armas seguiremos sin capacidad de defensa", alerta ASES, quien recuerda que en la actualidad sólo están permitidos los fusiles de asalto y ametralladoras ligeras con las que se alcanza un objetivo de sólo 600 metros, mientras que las ametralladoras pesadas tienen un alcance superior al kilómetro y medio.

Periodos intermonzónicos

La 'alerta de ASES' coincide con el inicio de uno de los periodos  en los que se prevé un rebrote pirata en el Índico coincidiendo con los meses intermonzónicos de octubre y noviembre.

Pese a todo, desde ASES destacan que en la actualidad ha mejorado la formación y la selección de los agentes de seguridad privada que protegen los pesqueros. Actualmente, unos 70 efectivos de seguridad privada se encuentran embarcados en una treintena de embarcaciones españolas que faenan en la zona.

El Consejo de Ministros del pasadoviernes aprobó un decreto de subvenciones excepcionales para contratar seguridad privada en buques atuneros que operan en el Índico por un importe máximo de 1,9 millones de euros en 2010 y 2011.

Nuevo ataque

El pasado jueves, el atunero vasco 'Felipe Ruano' fue atacado por piratas a unos 1.000 kilómetros de la costa somalí. Agentes de seguridad privada embarcados en el atunero consiguieron repeler con éxito el intento de asalto desde un esquife.