La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) ha presentado esta semana en Livorno los resultados de la fase de evaluación y diagnóstico de las emisiones de los gases de efecto invernadero en los puertos de Algeciras y Tarifa, y su propuesta de buenas prácticas, entre las que destacan los sumideros de CO2, principal causante del efecto invernadero. Según el estudio realizado por el Grupo de Investigación Ecología, Citogenética y Recursos Naturales del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla -pioneros en este campo y dirigidos por Manuel Enrique Figueroa, catedrático de Ecología y Director de la Oficina de Sostenibilidad de la universidad andaluza-, las emisiones que generan los puertos gestionados por la APBA son semejantes a las de los puertos evaluados, y menores si tenemos en cuenta el volumen de tráfico de puertos semejantes. Asimismo, en su intervención, el responsable de Desarrollo Sostenible de la APBA, Juan Antonio Patrón, ha adelantado los resultados del informe elaborado por la universidad andaluza para la institución portuaria, según el cual las zonas verdes del Puerto de Algeciras (65.000 metros cuadrados) eliminan de la atmósfera 8 toneladas de CO2 anuales. Esta cifra es equivalente a los gases emitidos por 14.000 automóviles atravesando el puerto. En su propuesta de buenas prácticas, el informe apunta que optimizando las especies de plantas y árboles a plantar, y aumentando sólo un 10% esa superficie verde, el Puerto de Algeciras conseguiría multiplicar por dos veces y media la capacidad de captura de CO2. La APBA ya está implementando esta propuesta de buenas prácticas en los nuevos desarrollos portuarios que ejecuta.


La presentación se ha realizado en la ciudad italiana, que ha acogido la Conferencia Internacional del Proyecto Climeport, por el que los puertos de Algeciras, Livorno, Valencia, Marsella, El Pireo, Koper, la Agencia Valenciana de Energía, el Instituto Tecnológico de Eléctrica y la Goriska Lokalna Energetska Agencija, trabajan juntos en la lucha contra el cambio climático. En esta cita, cada puerto ha compartido los avances de los proyectos medioambientales en los que trabajan y que serán referentes en Europa. Este grupo de puertos mediterráneos e instituciones busca reducir las emisiones de CO2 en el transporte marítimo, en las operaciones portuarias y en el área de influencia de cada enclave portuario. También conlleva actuaciones para la promoción del uso de energías renovables y el fomento de un mejor uso de la energía. A cada puerto de los citados le corresponde controlar y evaluar la implementación de las iniciativas acordadas, así como crear mecanismos institucionales y responsabilidades dentro de sus puertos que conduzcan a continuas reducciones de emisiones y a la innovación. El proyecto internacional está cofinanciado por los fondos FEDER de la UE a través del Programa MED y entre sus ambiciones incluye, además, involucrar al resto de puertos del mundo.