La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) comienza esta semana las obras de recuperación del Paseo de Cornisa de la ciudad tras los graves desperfectos que sufrió durante los temporales de lluvia del invierno pasado. La ejecución del proyecto, acordado previamente por la APBA con el Ayuntamiento de Algeciras, han sido adjudicadas por la institución portuaria a la constructora Caminos, Canales y Puertos, y supone una inversión de 310.374 euros. El plazo de ejecución se estima en 4 meses, lo que permitirá que vuelva ser abierto al público en su totalidad la próxima primavera.

Para hacer de nuevo transitable el Paseo de Cornisa, el proyecto obliga a la demolición de parte del camino de hormigón y los pavimentos afectados por los deslizamientos. Para ello se crearán nuevos paseos con un pavimento más flexible. Asimismo se restituirán los gaviones de piedra que delimitan el paseo. En cuanto al mobiliario urbano, se sustituirán las farolas dañadas. Por último, el terraplén será reconstruido, formando nuevos taludes.

Previos a los trabajos que ahora comienzan, tras los deslizamientos que sufrió la ladera sobre la que se asienta el paseo peatonal, la APBA acometió trabajos de urgencia así como un estudio geotécnico del terraplén afectado para determinar el alcance de los daños sufridos y poder estudiar las soluciones que permitieran a los ciudadanos volver a disfrutar de la zona que habitualmente recibía una alta afluencia de mayores y niños.

El Paseo de Cornisa fue construido por la institución portuaria entre 1997 y 2001 con el objetivo de mejorar el borde marítimo y portuario de Algeciras, permitiendo además establecer una nueva vía de acceso desde el centro de la ciudad hasta la Playa del Rinconcillo a través de un camino peatonal de más de un kilómetro. Posteriormente el paseo fue remodelado por la APBA en 2006 para revitalizar la zona y dotarla de nuevos usos, siendo una de las 30 actuaciones puerto-ciudad que acometió la institución portuaria con motivo de su Centenario. En este caso también contó con el apoyo de la empresa portuaria Dramar Andalucía.

Precisamente el Paseo de Cornisa fue una de las actuaciones puerto-ciudad que llevaron al Puerto de Algeciras a ser finalista en 2009 de la I edición del Premio de Integración Social de los enclaves portuarios, convocado por la Organización Europea de Puertos (ESPO). Al premio optaban una treintena de puertos y como finalistas, además de Algeciras, fueron seleccionados los puertos de Estocolmo, Génova, Ghent, Rotterdam, Turku y Gijón (que fue el vencedor).