La Comisión Nacional de Competencia ha multado a Balearia, Acciona-Trasmediterránea y FRS Iberia por un acuerdo de precios durante distintos periodos vacacionales de 2008 y 2009 en el transporte marítimo de pasajeros entre Algeciras y Ceuta.

La sanción, de 3,8 millones de euros, tiene lugar después de que la CNC haya acreditado que las empresas estuvieron en contacto intercambiándose información sobre los precios de cada una de ellas para acordar después una tarifa común "sensiblemente superior al que una de ellas había fijado antes del acuerdo".

Por ello, el Consejo de la CNC ha resuelto imponer una sanción de dos millones de euros al Grupo Acciona Trasmediterránea, 1,3 millones al Grupo Balearia, y 500.000 euros a la empresa FRS Iberia.

Dos años de acuerdos ilegales

Esta investigación parte de una denuncia de la ciudad de Ceuta contra las tres navieras fechada en mayo de 2008. Esta advertía de una posible fijación de tarifas "extremadamente similares" del servicio de cabotaje marítimo de pasajeros y vehículos en la línea Ceuta-Algeciras-Ceuta en el puente de Semana Santa de aquel año.

En los periodos de punta de demanda, conocidos como Operación Paso del Estrecho (OPE), los pasajeros pueden embarcar en cualquiera de los buques que operan, independientemente de a qué operador le han comprado el billete. El precio al que estas compañías liquidan estos intercambios se denomina Tarifa de Intercambio y la misma debe responder exclusivamente a las políticas comerciales propias de cada empresa.

La Semana Santa de 2008, Balearia y Transmediterránea pusieron el mismo precio de venta al público en sus billetes y el mismo precio para la tarifa de intercambio, "renunciando así a competir en precios".

Después, en verano de ese mismo año, FRS Iberia se sumó al pacto de precios que no cambió tampoco en 2009, cuando las tres navieras mantuvieron sus prácticas contra la competencia.

Amparo legal

Las empresas alegaron la existencia de amparo legal y de confianza legítima, al tratarse de periodos en los que la Secretaría General de Transporte regula la mencionada intercambiabilidad de billetes. Sin embargo, según Competencia, "no sólo dicha regulación no implica la fijación de precios, sino que las empresas implicadas conocían además la naturaleza ilegal de las conductas, pues han sido sancionadas con anterioridad por conductas de la misma naturaleza".

Estas anteriores sanciones impuestas por el antiguo Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) "han sido, además, ratificadas por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo".