La Navfor advierte de que recurrir a guardias armados a bordo de buques para luchar contra la piratería puede complicar las operaciones de rescate

Las fuerzas navales militares europeas Navfor han advertido de que el recurso a la seguridad privada con armas por parte de las navieras para luchar contra la piratería podría complicar las operaciones de rescate.
“No vemos inconveniente en recurrir a la seguridad privada desarmada, siempre que se trate de hombres para vigilar y para utilizar medios como mangueras de agua a presión contra los piratas”, ha declarado el coronel Richard Spencer, jefe de Gabinete de Navfor.
“Pero en cuanto se recurre a armas de fuego, la situación cambia por completo, principalmente debido a la falta de autoridad legal y responsabilidad por parte de las compañías que ofrecen estos servicios de seguridad privada con armas.”
“Da igual que se trate de un pelotón de protección a bordo de un buque o de que navegando en su propio buque. Existe un riesgo potencial de que compliquen la situación. ¿Cómo sabemos las fuerzas militares que no son piratas?”
“Recomendaría que los armadores no recurran a estos guardias armados a menos que puedan ponerlos bajo la competencia de una autoridad legal y, en estos momentos, las únicas que hay son la OTAN, la Combined Maritime Forces (Estados Unidos) y la Navfor.”
Sin embargo, el coronel Spencer admite que, en este caso, no se podría realizar un pago, lo que significa que ninguna empresa comercial aceptaría esa estipulación. “Si tuviera que elegir, descartaría esa opción. La operación con el buque ‘Magellan Star’ se habría complicado con la presencia de una fuerza armada no militar. ¿A quién le cojo el teléfono, para resolver el conflicto? O eres parte de la fuerza militar, o no.”

Estas declaraciones tienen lugar después de conocerse que una compañía inglesa, Sea Marshals, ofrecerá próximamente embarcaciones de escolta, con guardias armados, para proteger a los buques de los piratas. Esta empresa, con sede en Cardiff, ha sido creada por un empresario sueco. Para ello van a utilizar 4 patrulleros que operaban para las antiguas fuerzas especiales de Ucrania. Sea Marshals los ofrecerá al precio de 10.000 dólares por día aproximadamente.

Otra empresa inglesa, Protection Vessels International, ya ofrece servicios similares pero, a diferencia de Sea Marshals, embarca pelotones a bordo de los buques a custodiar. La compañía estadounidense Blackwater fracasó en este sector hace unos años.

Paolo Ghiradani, socio del bufete especializado en derecho marítimo Stephenson Harwood, ha manifestado a la prensa internacional que “bajo el Convenio de la ONU sobre el derecho del mar UNCLOS, la empresa Sea Marshals no tiene derecho a iniciar o a participar en un tiroteo y en la práctica hará poco más que un servicio de escolta. Si participa, se expone a una responsabilidad penal. Podría ser denunciada por los piratas o, más probablemente, si se encontraba en ese momento en aguas territoriales, este personal podría terminar siendo procesado como vigilantes ilegales."

Una posibilidad sería que las empresas como Sea Marshals fuesen registradas por un gobierno y recibiesen algún tipo de licencia para operar como si sus buques fuesen militares. “La gran cuestión son las aseguradoras. Las que tenemos como clientes han dado siempre en el pasado un ‘no rotundo’ a guardias armados. Hay un riesgo de que un armador que los contrate invalide su cobertura de P&I”

Cabe indicar que la reciente modificación legal introducida en España, por la que se autoriza el embarque de personal de seguridad con armas de guerra a bordo de buques mercantes o pesqueros, exige que se trate de empresas y guardias de seguridad reconocidos y homologados en España.

Por otra parte, CMA CGM, Maersk Line y MSC han informado de que cooperarán en la lucha contra la piratería en el Golfo de Adén y en el Océano Índico, mediante el intercambio de información sobre medidas de seguridad, estrategias y procedimientos, así como coordinación. “La piratería sigue siendo un problema para el sector marítimo y, si queremos hacerle frente de forma eficiente, nosotros como armadores debemos cooperar”, señalan estas navieras en un comunicado de prensa conjunto.