La supremacía de la naviera en el transporte entre la Península y Canarias coincide con un incremento de las tarifas en un 40%

La naviera 'Boluda' monopoliza el transporte de mercancías vía marítima entre Canarias y Península. Esta supremacía, conseguida tras la reciente desaparición de su gran competidora, Contenemar, coincide con un aumento de los fletes en un 40% a aplicar a partir de este mes y que ha puesto en pie de guerra a industriales, importadores y exportadores. El Grupo Boluda abarca ya un 80% de los tránsitos mercantiles por mar entre el archipiélago y el territorio peninsular.

La alarmante situación de esta subida de los fletes, a la que también se han unido las restantes navieras (Arkas Spain, Wec Line, OPDR y MCS), ha originado la reunión urgente para esta mañana del propio presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, con representantes de las patronales empresariales, autoridades portuarias, consignatarios y exportadores. Sobre la mesa, el aumento de 950 a 1.350 euros por contenedor, lo que se ha calificado de "puñalada" y "auténtico disparate".

Desde los sectores afectados se entiende que existe de hecho un 'pacto' entre las navieras ya que todas han comunicado a sus clientes incrementos de sus servicios que van desde el 32 al 40%. El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Sebastián Grisaleña, y el portavoz de los exportadores hortofrutícolas (Fedex), Roberto Góiriz, pedirán hoy a Paulino Rivero "contundencia" contra cualquier monopolio y que acuda, en caso necesario, al Servicio de Defensa de la Competencia dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda.

PRECIOS. Grisaleña apuntó además que "no es el momento" para esta subida ya que está bajando el precio del combustible y en ningún caso en la "disparatada" proporción anunciada por las navieras. Góiriz llamó la atención que la contratación de los fletes para las exportaciones hortofrutícolas canarias al Reino Unido ha descendido un 10%. En términos generales, el envío de contenedor a Europa supone un desembolso de 600 euros.

Canarias depende en un 80% de las importaciones por lo que cualquier subida de los fletes tiene su efecto rebote no sólo en el tejido empresarial isleño sino en el propio consumidor que verá aumentado el precio de los productos que adquiera. El tráfico entre las islas y España es de los más importantes ya que afecta a la importación de productos muy necesarios como alimentos, materias primas y materiales de construcción.

Vía: la provincia.es