La sociedad de estiba espera poder reunirse en septiembre con la dirección de APM Terminals para pedirle explicaciones por los desvíos a Tánger. Mejías afirma que el convenio ya ofrece flexibilidad.

El comité de empresa de la Sociedad de Estiba y Desestiba del puerto Algeciras-La Línea, Marapie, lo tiene claro. “Nunca vamos a comparar los sueldos de África con los de Europa”, declaró el presidente de los trabajadores de la antigua Sestibalsa, Carlos Mejías, en respuesta a la petición de un “esfuerzo urgente” lanzada el pasado jueves por el presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA), Manuel Morón, a todos los agentes portuarios, para lograr solventar entre todos el problema de la competitividad del puerto.

El convenio colectivo ya da mucha flexibilidad, los operadores ya trabajan en diferentes puestos dentro de la terminal”, declaró Mejías, quien, aunque la empresa aún no les ha citado, espera poder reunirse con representantes de APM Terminals durante la primera quincena de septiembre para “pedir explicaciones” por la falta de compromiso de la empresa en cuanto al número de movimientos pactados en el convenio. Como ya hicieron saber en un comunicado de prensa, los estibadores temen que este año termine con 1.800.000 contenedores, y no dos millones, como consta en el convenio del sector firmado en 2008.

La empresa propuso la creación de un pull de trabajadores eventuales y con el traslado de los tráficos tienen muy poco trabajo”, contó Mejías, que negó que la reunión suponga la apertura de una renegociación del convenio. “Iremos a pedir explicaciones por la bajada de volúmenes. Por ahora no sabemos ni lo que quieren”, declaró.

La nueva Ley de Puertos, que entró en vigor ayer, permite a los puertos dedicados al tránsito internacional de mercancías una mayor flexibilidad en sus tasas mediante un nuevo régimen de bonificaciones. Sin embargo, Morón aclaró que el peso de las tasas portuarias en el coste total del contenedor en tránsito en el puerto de Algeciras es sólo de alrededor de un 13%. "El 87% restante se distribuye entre los estibadores (49 %), los costes propios de la terminal (33 %) y los costes de remolque, practicaje y amarre (5 %)".

Quiere esto decir, que las tasas portuarias por sí solas no van a resolver el problema de la competitividad de nuestro puerto. Se necesita y con urgencia, porque el mercado no espera, que el resto de agentes portuarios haga también un esfuerzo de reducción de costes para que nuestro puerto siga siendo atractivo para el tránsito de contenedores. De lo contrario, seguirán produciéndose desvíos de contenedores a otros puertos de nuestro entorno que resultan más atractivos para las compañías navieras”, declaró. El sector de la estiba no quiso entrar a valorar los cálculos hechos públicos por el presidente del puerto.

Vía: Europa Sur