El Ministerio de Fomento prepara una orden ministerial que regula la obligación de las compañías de transporte marítimo de contar con personal experto convenientemente formado en atención a pasajeros con discapacidad o con movilidad reducida.

Según informó el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), el número mínimo de tripulantes de cada buque que hayan recibido la formación y obtenido el correspondiente certificado deberá ser de cinco como mínimo, aunque se ampliará en proporción al desplazamiento y características técnicas del buque y al número total de camarotes y plazas destinadas a pasajeros con discapacidad.

Además, todas las compañías navieras titulares de buques que operen en líneas regulares de pasajeros deberán establecer para cada buque un protocolo de actuación, para garantizar la asistencia a los pasajeros con discapacidad durante las operaciones de embarque y desembarque, en la travesía y en situaciones de emergencia.
La orden ministerial que prepara Fomento, y que ha sido sometida a consultas del Cermi para hacer observaciones de mejora, desarrolla los aspectos de un real decreto que regula las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte.
Las navieras deberán también asegurar que los tripulantes que tengan asignadas tareas de atención al colectivo hayan realizado un curso de formación y hayan obtenido el correspondiente certificado de formación.