21/07/2010 PRESENTACIÓN DE LA EMBARCACIÓN DE SALVAMENTO MARÍTIMO “SALVAMAR GADIR” EN CEUTA

Los tres sindicatos con representación en el comité de empresa de Remolques Marítimos de Fomento, han rechazado la intención del Ministerio de recortar las plantillas de las tripulaciones de las embarcaciones de Salvamento Marítimo y exigen una rectificación porque "estas actuaciones solo pueden conllevar el deterioro e incluso la desaparición de este servicio público, y que estas intenciones solo pueden obedecer a intereses particulares, y nunca al interés general".

Además advierten también que esos recortes "conllevarán graves consecuencias para la seguridad de los tripulantes, y perjuicios para la eficacia del Salvamento Marítimo".

Los sindicatos recuerdan que actualmente la plantilla de ese servicio la componen algo menos de un millar de trabajadores y que el colectivo más numeroso, unos 700, tripulan los buques de salvamento, las embarcaciones de intervención rápida (Salvamares) y las patrulleras de salvamento (Guardamares). En total, 69 unidades marítimas para cubrir las emergencias del área española de responsabilidad (SAR) que abarca 1,5 millones de kilómetros cuadrados de mar, superficie equivalente a tres veces el territorio nacional, y unos 4.000 killómetros de costas.

Los representantes del comité de empresa afirman en un comunicado que la argumentación dada por el Ministerio se encuadra dentro de las medidas de recorte presupuestario que el Gobierno está llevando a cabo. El actual Plan de Austeridad de la Administración, denuncian, "pretende cargar el peso de dichos recortes sobre los que en última instancia actúan y ejercen el Salvamento y que del 14 por ciento de reducción presupuestaria prevista para todo el sector público, a la flota marítima de intervención, es decir a Remolques Marítimos se le aplicará una reducción en sus recursos del 24 por ciento, es decir, casi una cuarta parte de sus actuales presupuestos".

"La aplicación de un criterio economicista y por lo tanto la reducción del personal en las unidades (102 puestos de trabajo), va mas allá de un ahorro económico", aseguran y advierten de que "pone en serio peligro tanto el servicio que estos trabajadores prestan como la integridad de sus vidas".