El Gobierno ha aprobado el nuevo plan de Seguridad y Salvamento Marítimo (2010-2018), dotado con 1.690 millones de euros y con el que el Ejecutivo quiere potenciar las acciones penales contra los responsables de hechos contaminantes.

Los objetivos principales del Plan son los de reforzar el sistema preventivo para contar con un mar más limpio y seguro; afianzar el sistema de respuesta ante emergencias; crear un nuevo marco de relación institucional basado en la cooperación a nivel nacional, autonómico e internacional y potenciar la innovación y la investigación.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, a propuesta del Ministerio de Fomento, el denominado 'Plan Nacional de Servicios Especiales de Salvamento de la Vida Humana en la Mar y de la Lucha contra la Contaminación del Medio Marino', que estará vigente durante ocho años.

El Ministerio de Fomento ha destacado que durante los últimos años ya se ha hecho un gran esfuerzo inversor en esta materia, y que España cuenta por ello con uno de los servicios de Salvamento Marítimo más avanzados del mundo.

Tras el esfuerzo inversor de los últimos años, el nuevo Plan se centrará en reforzar la prevención y en afianzar el sistema de salvamento existente, y potenciará el ejercicio de la acción penal contra los causantes de hechos contaminantes, que serán considerados como autores responsables de un delito contra el medio ambiente.

Según Fomento, la capacidad de prevenir, detectar y sancionar ya se ha visto notablemente incrementada gracias a la incorporación a la flota de aviones equipados con tecnología avanzada.

También pretende el nuevo Plan afianzar el desarrollo del sistema de respuesta ante las emergencias, y prestará para ello especial atención a las áreas geográficas y ámbitos de actividad que presentan mayor vulnerabilidad o riesgo para la seguridad.

El Ministerio de Fomento prevé que cuando finalice el periodo de aplicación del Plan Nacional de Salvamento Marítimo, la flota marítima estará compuesta por 55 embarcaciones de intervención rápida "Salvamares"; 4 patrulleras denominadas "Guardamares"; 7 buques polivalentes de salvamento y lucha contra la contaminación; 7 remolcadores; 4 buques recogedores y 42 lanchas de salvamento operadas conjuntamente con Cruz Roja Española.

La flota aérea, por su parte, estará integrada por 3 aviones CASA 235; 3 aviones ligeros; 3 helicópteros de gran porte y 8 de tipo medio.
Durante el quinquenio 2005-2009 los equipos de Salvamento Marítimo atendieron 20.916 emergencias marítimas en las que se asistieron a 98.176 personas; de ellas, 1.632 casos y 63.147 personas estuvieron relacionados con la inmigración irregular.
Además, durante ese periodo se dio respuesta a más de 1.000 episodios que tuvieron que ver con la protección del medioambiente marino, y desde los Centros de Coordinación de Salvamento se realizó el seguimiento a más de 1,8 millones de buques.