Boluda Shipyards, la división de Boluda Corporación Marítima dedicada a la construcción y reparación naval, se ha adjudicado el concurso público de construcción de cuatro remolcadores 'Voith Schneider' de 70 toneladas de tiro a punto fijo, licitado por la Autoridad Portuaria de Amberes.

Estas embarcaciones, que compartirán características técnicas (29,50 m de eslora y 12,50 m de manga), realizarán labores de asistencia a buques en puertos, radas y bahías. Tendrán una tripulación máxima de seis personas.

“Este contrato firmado con la Autoridad Portuaria de Amberes, unido a los que Boluda Shipyards tiene en vigor en la actualidad, tanto con armadores nacionales como con extranjeros, supone ampliar la cartera de pedidos del astillero hasta las 19 buques y completar su carga de trabajo hasta 2012, en un momento especialmente delicado para la construcción naval”, señala Boluda Shipyards en una nota de prensa.

Por otra parte, Boluda Shipyards celebró, el pasado 5 de julio, la botadura del “Sar Gavia” (en la foto), que será entregado a la Sociedad de Salvamento Marítimo a finales de año. Este remolcador, al igual que los otros dos construidos para Sasemar, realizará labores de asistencia a buques con problemas, lucha contra incendios y rescate de náufragos.
(15-7-10)

El ministerio de Fomento sólo cumplirá los plazos con los proyectos de infraestructuras ejecutados al 80% o más

El ministro de Fomento, José Blanco, anunció el 7 de julio que “ninguna infraestructura en toda España estará al margen del ajuste presupuestario”, salvo aquellas que se encuentren en ese estado avanzado de ejecución, con un plazo de finalización estimado en 2010 o a principios de 2011. El ministerio de Fomento no ha concretado el número de obras que quedarán en suspenso.

El Gobierno ha asegurado a las constructoras que tratará de rescindir el menor número posible de obras. Como alternativa, Fomento propondrá el traslado de “obras estratégicas” al Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEIT), de financiación público-privada con una mejora de la tasa interna de retorno (TIR) de hasta el 12%. En la actualidad, se encuentra en el 6%.

José Blanco manifestó posteriormente que, ante la situación económica actual, el nivel de desarrollo en materia de infraestructuras y transporte alcanzado “nos va a permitir rebajar la inversión en este ámbito sin que ello repercuta en nuestra competitividad. El reto al que hoy nos enfrentamos no tiene que ver tanto con seguir construyendo nueva infraestructura, como con alcanzar una mayor eficiencia y sostenibilidad en el sistema de transportes”.