Clarksons el principal proveedor mundial de servicios de transporte integrados, ha revisado su previsión de crecimiento del comercio global de contenedores para 2010, que sitúa en 9,4% (en enero predijo un 5,2% y en abril, un 7,5%), y espera un aumento de un 10,9% para 2011, volviendo así al nivel de crecimiento de dos dígitos anterior a la crisis financiera mundial. El volumen de contenedores movidos podría alcanzar 136 millones de TEU este año 2010.

Asimismo, el aumento previsto de la flota mundial de portacontenedores se mantendría a ritmos menores que los previstos, debido a que hasta el momento el 40% de las entregas previstas para 2010 no se han materializado. En abril, sin embargo, la flota de portacontenedores ha registrado un crecimiento notable, del 7,2% respecto del año anterior.

El mayor equilibrio entre oferta y demanda está repercutiendo de forma importante en el mercado de contenedores, con los fletes en time charter, además de los precios de segunda mano y de nueva construcción, experimentando todos movimientos al alza.

Por ejemplo, el precio medio de un panamax de 3.500 TEU construido hace 10 años ha aumentado más de un 60% en lo que va de año, alcanzando 25 millones de dólares en mayo (15,5 millones a finales de 2009). Un buque similar de nueva construcción se vendía a 41 millones de dólares (36 millones en diciembre).

Por su parte, Alphaliner considera que la reducción de la velocidad de navegación ha permitido poner en el mercado, de enero a mayo, casi 100 buques adicionales, con una capacidad total de 554.000 TEU. Prevé que esta capacidad adicional alcanzará 580.000 TEU a principios de julio.

A pesar de estas estimaciones optimistas, la consiguiente recuperación de los fletes no será suficiente para cubrir los costes de capital en 2010 y 2011 para muchos buques. Así lo ha afirmado un portavoz de una de las principales sociedades comanditarias (KG) de Alemania, Hansa Treuhand.