El director de Política de Desarrollo y Coordinación de la DG Mare de la Comisión Europea, César Debén, destacó hoy en Vigo que la Comisión Europea iniciará este año las auditorías sobre el cumplimiento del reglamento sobre pesca ilegal en terceros países.

Así lo señaló en una rueda de prensa tras un encuentro de trabajo con representantes de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco-Cecopesca).

Debén explicó que, una vez ha entrado en vigor el citado reglamento, este año se producirán las primeras misiones de auditoría, en las que miembros de la Agencia Europea de Control de la Pesca, de la CE y de los estados miembro viajarán a terceros países para comprobar si se están cumpliendo las condiciones de gestión de las pesquerías y se deben mantener o retirar las correspondientes certificaciones. Asimismo, destacó que habrá un permanente control y seguimiento de la situación.

Este asunto fue uno de los aspectos abordados en la reunión de hoy con Anfaco, donde los representantes del sector transformador de los productos del mar recordaron sus peticiones para que la reforma de la Política Pesquera Común aborde las demandas del sector. Entre otras cuestiones, solicitaron que, ante la liberalización de los mercados, se tenga en cuenta las situaciones de "dumping social" y "medioambiental" que afirman padecer; y pidieron que el sector pesquero español "no sea moneda de cambio" y pueda competir con terceros países en "las mismas reglas de juego".

Así, el secretario general de Anfaco, Juan Manuel Vieites, abogó por una defensa del mercado que tiene Europa, y pidió que se tenga en cuenta la "dimensión social" que el sector posee, especialmente en España y Galicia. También reivindicó la defensa al consumidor con una "vigilancia y control más exhaustivo" para los productos provenientes de terceros países y que las empresas que pagan sus impuestos en Europa puedan gozar de "cierta preferencia".

Asimismo, consideró necesaria una mayor descentralización y regionalización en las tomas de decisión, y que, en tema de pesca ilegal, que no sólo se involucre a las flotas e industria transformadora europea, sino también a los países terceros, para estar así en "un equilibrio ponderado".

TERCEROS PAÍSES

Por su parte, sobre la petición del sector de una posible modificación en los acuerdos comerciales sobre productos de terceros países, Debén se mostró consciente de que la pesca española pide unas "reglas de juego comunes" y denuncia casos de "dumping social", si bien destacó que la UE ha desarrollado acciones de cooperación y desarrollo en esos países.

Así, señaló que es "evidente" que en muchos ámbitos las condiciones no son las mismas, si bien la flota europea tiene "ventajas" que le dan una competitividad que, a su juicio, "compensa en parte" el desequilibrio. Del mismo modo, recordó que gracias a los marcos preferenciales con otros países, el propio sector ha hecho inversiones en esos estados, pudiéndose aprovechar de beneficios.

Debén estimó que lo que hay que evitar es que haya "errores" en las negociaciones de los acuerdos comerciales que puedan crear "disfunciones" en el sistema normal de cooperación económica y comercial con países terceros.

Al respecto de la petición de la flota de modificar los criterios de estabilidad relativa, destacó que todos los estados-miembro están de acuerdo en que es un elemento "fundamental" que tiene que mantenerse, aunque destacó que "otra cosa es que después ha habido disfunciones en los cálculos, en los métodos de trabajo" y que es lo que se está analizando ahora.

En cuanto a la solicitud sobre la revisión de criterios de distribución de cuotas, destacó que la Política Pesquera Común está todavía en una fase de conversaciones y que las propuestas vendrán el año próximo, cuando la CE presente su primer proyecto y que, a partir de ahí, empezará el debate hasta 2013. En todo caso, destacó que todas las sensibilidades se toman en consideración.

Finalmente, recordó que en las conversaciones iniciales sobre la reforma de la Política Pesquera Común ya se está discutiendo sobre la manera de "acercar el diálogo al sector" y también destacó que el sector atunero está de acuerdo con la protección del recurso --reconociéndole los "esfuerzos" realizados--.

No obstante, advirtió de que la situación de algunas pesquerías a día de hoy es de "sobreexplotación", lo que redunda en una caída de los precios. En ese sentido, destacó la necesidad de "inculcar" en países terceros esta necesidad de proteger los recursos.