Según la Comisión Marítima Federal, su desaparición “podría tener como consecuencia frenar la capacidad de los transportistas de conseguir ahorros que benefician a cargadores y consumidores

“La eliminación del sistema estadounidense de conferencias marítimas, cuidadosamente elaborado y delimitado, bien podría tener como consecuencia frenar la voluntad y la capacidad de los transportistas de conseguir ahorros que benefician a los cargadores y consumidores”, ha declarado el miembro de la Comisión Marítima Federal estadounidense, Michael Khouri, en una conferencia sobre el sector, el pasado 13 de abril en Londres.

Este organismo está actualmente valorando las consecuencias de la prohibición de dichas conferencias en la Unión Europea en octubre de 2008 para el comercio en Estados Unidos.

De sus palabras se desprende que este país no tiene prisa por seguir el ejemplo europeo. Afirmó, asimismo, que muchas de las suposiciones realizadas en Europa sobre las consecuencias de prohibir las conferencias no se han materializado. Todos los observadores coinciden en señalar que no se puede establecer con claridad el verdadero impacto, debido a la coincidencia en el tiempo con la crisis financiera internacional.

El presidente de la Comisión Federal Marítima, Richard Lidinsky, ha manifestado, por su parte, que a pesar de que la Comisión Europea dijo que haría presión para que la legislación cambiara también en el resto del mundo, no ha recibido ninguna notificación en este sentido.