El comité de empresa de Marapie, antigua Sestibalsa, y el Sindicato Coordinadora queremos expresar nuestra absoluta disconformidad con las medidas anunciadas por la dirección de Maersk para desviar parte del tráfico de contenedores del puerto de Algeciras al de Tánger.

Comité y sindicato queremos recordar que en diciembre de 2008 se firmó un convenio colectivo con vigencia hasta 2017. Dicho convenio, que recibió los elogios de todos los agentes e instituciones sociales y políticas de la comarca, establecía un acuerdo para la fidelización de los volúmenes del tráfico de contenedores en Algeciras. En ese mismo convenio se preveían los precios de los servicios de estiba hasta 2017, lo que fue valorado muy positivamente por la dirección de la empresa como un factor de estabilidad que le permitiría desarrollar con más tranquilidad su política comercial y captación de nuevos clientes. Esta estabilidad en los precios de la estiba fue también una de las ventajas que resaltó la delegación empresarial e institucional de Algeciras que en diciembre de 2008 viajó a Corea para promocionar las instalaciones portuarias algecireñas.

El comité de empresa de Marapie y el sindicato Coordinadora creemos que son rotundamente falsos los argumentos que está dando Maersk para justificar un posible desvío del tráfico de contenedores a Tánger. La verdadera razón es que la empresa quiere diseñar una nueva estrategia comercial para asegurarse el monopolio de los tráficos en el estrecho de Gibraltar, monopolio que puede perder con la incorporación de otros operadores.

Recordamos a la empresa que este comité hizo concesiones para firmar el convenio de 2008-2017 y que lo estamos cumpliendo escrupulosamente. Prueba de ello es la flexibilidad mostrada en la práctica ante la empresa, que desde hace tres meses, y de manera unilateral, está contratando a menos personal en los nombramientos de los equipos diarios. Esto lleva implícito un recorte en los costes de la empresa y una merma en la productividad y en las contrataciones de los trabajadores. Recordamos que los 420 trabajadores eventuales del puerto tienen puesta sus esperanzas en el convenio colectivo actual y que sus expectativas de futuro no pueden ser defraudadas.

El comité de empresa de Marapie y el Sindicato Coordinadora queremos advertir de que si se produce realmente el desvío de los tráficos a Tánger, esto puede provocar la ruptura de la paz social en el puerto de Algeciras. Este desvío traería consecuencias muy negativas para el puerto, la ciudad y la comarca, y este sindicato no está dispuesto a permitirlo, por lo que emprenderíamos las acciones necesarias para hacer entrar en razón a la empresa. Esto significa únicamente el cumplimiento del convenio laboral 2008-2017, convenio que en su día fue vendido a bombo y platillo, y calificado de histórico por quienes ahora quieren romperlo unilateralmente.

Queremos también denunciar que la nueva dirección de APM Terminals no está a la altura de las circunstancias y del respeto que este puerto se merece y que la comarca necesita. Esta nueva dirección ni escucha ni cumple los compromisos adquiridos en su día. El grupo Maersk sigue elogiando de cara al exterior al puerto de Algeciras como el más profesional y productivo de toda Europa pero se olvida de ello cuando tiene que cumplir con los trabajadores, agentes sociales del puerto y la sociedad en general.

Este comité de empresa y este sindicato Coordinadora pedimos al alcalde de Algeciras, a la Autoridad Portuaria y al resto de agentes e instituciones de la comarca que se impliquen para que la empresa cumpla el convenio pactado y aplaudido en su día por toda la sociedad campogibraltareña.