La Justicia ha declarado la nulidad de la práctica adoptada por la Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba del Puerto de Cartagena (Sesticarsa) para que los trabajadores del muelle no realicen dobles turnos diarios, y reconoce el derecho de los estibadores a doblar jornadas hasta alcanzar las máximas legales.

Así se recoge en la resolución del magistrado-juez del juzgado de lo Social número 1 de Cartagena, Carlos Contreras, que indica que la decisión de Sesticarsa es una “reacción empresarial contra las denuncias de los trabajadores” y que nace como consecuencia de los conflictos surgidos durante los últimos años con los trabajadores y, en especial, con Coordinadora.

El fallo indica como hechos probados que durante los años 2008 y 2009 la empresa no ha llamado a sus trabajadores a repetir turnos el mismo día en ninguna ocasión. También señala que en esos años los estibadores han visto disminuidas sus horas de trabajo y reducidos sus ingresos en un 13 por ciento con respecto a años anteriores.

El veredicto da la razón a Manuel Calvo Nicolás, José Luis Fernández Bonillo y Julián Cabello Ros, delegados de personal de Coordinadora, sindicato que presentó una demanda de conflicto colectivo por la decisión de Sesticarsa de no aplicar la norma del convenio colectivo que impone a los estibadores la obligación de repetir turnos de trabajo en el mismo día sin superar la jornada ordinaria de trabajo.

En la sentencia, fechada el 25 de febrero de 2010, se indica que durante el juicio la empresa nunca mantuvo que no hubiera sido necesario doblar turnos durante 2008 y 2009 ni que vaya a seguir sin ser necesario en el futuro. Asimismo, recoge como hechos probados que los estibadores del muelle de Cartagena venían repitiendo turnos de trabajo en los años anteriores cuando la empresa así lo requería.

Conflicto con Coordinadora

La resolución señala que durante el juicio la representación de la empresa vinculó en todo momento la decisión adoptada a los conflictos surgidos durante los últimos años con los trabajadores y, en especial, con Coordinadora.

Así, la sentencia recoge textualmente que se trata “de una reacción empresarial contra las denuncias de los trabajadores por la realización de horas extraordinarias y las consecuencias que de estas se han derivado”, como el acta de infracción impuesta por la Inspección de Trabajo por la falta de cotización a la Seguridad Social, así como diligencias penales y diversos procedimientos ante la jurisdicción social.

El magistrado considera que la empresa pública está obligada a llamar a sus trabajadores para doblar turnos antes de recurrir a personal ajeno y considera que la decisión adoptada “con efectos generales y duración indefinida” por la empresa pública de eximir a los trabajadores de la obligación de realizar turnos adicionales al de contratación diaria “contraviene el tenor y el espíritu” del articulo 14 del convenio.

Dicho artículo regula el trabajo a turnos de los estibadores y recoge el derecho-obligación de Sesticarsa de llamar a los trabajadores para repetir turnos cuando fuere necesario y la correlativa obligación de los estibadores a aceptar la solicitud empresarial con el límite de 22 al mes pactado en convenio colectivo.

En diciembre de 2007 Sesticarsa entregó a los trabajadores un comunicado en que se les indicaba la decisión de la empresa de eximirles, a partir del 1 de enero de 2008, de la obligación de realizar turnos adicionales al de contratación diaria.

La sentencia desestima la petición de indemnización económica a los trabajadores, pero abre la puerta para la realización de reclamaciones económicas individuales a fin de determinar el importe del perjuicio causado a cada trabajador.