El comité de flota de Baleària ha denunciado  en Algeciras los cambios de bandera efectuados recientemente en barcos de la naviera.

El presidente del comité de flota, José María de la Torre, ha manifestado en declaraciones a Efe su "preocupación" por la posible repercusión de la implantación de banderas de otros países en los puestos de trabajo de las tripulaciones.

En 2009 la compañía retiró del servicio tres transbordadores, que fueron sustituidos por otros tres barcos, de los cuales el 'Alhucemas', que realiza el trayecto Denia-Ibiza-Palma-, y el 'Passió por Formentera', que cubre la línea Algeciras-Ceuta, llevan bandera de Malta.

El presidente del comité ha asegurado que la empresa contrata a trabajadores procedentes de Lituania y Honduras en los barcos con banderas no españolas, y ha rebatido las declaraciones realizadas recientemente por el presidente de Baleària, Adolfo Utor, en las que afirmaba que el cambio de banderas no suponía una discriminación para la tripulación.

"Sorprende la pintoresca afirmación realizada por Utor de que los altos niveles de exigencia de Malta para sus buques supongan un mayor reconocimiento internacional", afirmó de La Torre.

Los integrantes del comité de empresa ha insistido en que estas declaraciones suponen un "escandaloso agravio" para los empleados españoles "y ponen en duda su cualificación".

De la Torre ha subrayado además el hecho de que los buques con bandera extranjera "pagan impuestos en países distintos de España" y ha subrayado que "no entendemos esta situación respecto a los impuestos, sobre todo cuando se trata de líneas que operan entre puertos españoles".

Asimismo, ha recalcado que los criterios de protección al trabajador que rigen en España "son muy superiores a los exigidos en Malta, lo cual repercute en aspectos como la carga de trabajo, descansos y vacaciones de los tripulantes de los buques".

El 67% de los empleados de Baleària trasladados a Denia deja su trabajo

Los trabajadores de la antigua Buquebús, absorbida por Baleària, que tuvieron que marcharse a Denia (Alicante) en un traslado forzoso ejecutado el pasado mes de diciembre, han llegado a un grado máximo de desesperación. Tal es así, que el 67 por ciento de la antigua plantilla (45 de los 62 trabajadores afectados del Avemar Dos) han renunciado a sus puestos de trabajo, según ha podido saber El faro información.

Los empleados tuvieron que cogerse las vacaciones forzosamente mientras se gestionaba el traslado, y  tampoco pudieron disfrutar de días de descanso durante el inicio de su estancia en Alicante, por lo que pasaron mucho tiempo sin ver a sus familias. A ello hay que añadir que los trabajadores tuvieron que buscarse pisos de alquiler en Denia para poder ejercer su trabajo. Entre los trabajadores existe inquietud y sugieren que si el total de la plantilla quedase fuera de juego, la empresa podría volver a la ruta del Estrecho con el antiguo barco y con una tripulación nueva.