• El informe afirma que la compañía se ha visto gravemente afectada por la crisis económica, la disminución en el comercio y el consumo de petróleo mundial y en unas condiciones de mercado difíciles en general.

  • El transporte de contenedores, que representa más de 40% de los ingresos del grupo, se vio particularmente afectado por la crisis económica. A.P. Møller-Mærsk ha perdido 2,1 mil millones de dólares durante el año 2009 en su negocio marítimo.
El grupo A.P. Moller-Maersk, registró en 2009 una pérdida neta de 5.489 millones de coronas danesas (737,5 millones de euros), frente a los 17.638 millones de coronas de beneficios (2.370 millones de euros) obtenidos en 2008, informó hoy la compañía.

El grupo danés logró una ganancia bruta de 14.900 millones de coronas (2002 millones de euros), un 71% menos que el año anterior, mientras que su beneficio neto de explotación (EBIT) cayó un 65% hasta los 21.167 millones de coronas (2.844 millones de euros).

La facturación ascendió a 260.026 millones de coronas (34.940 millones de euros), un 16,6% menos que el año anterior, debido sobre todo al fuerte descenso del transporte marítimo de mercancías, el principal negocio del consorcio.

La compañía danesa, dedicada también a la explotación petrolífera, se vio perjudicada por los bajos precios del crudo, que cayeron un 36% respecto a 2008, y por la reducción del 28% de los fletes para el transporte de contenedores.

"La pérdida es significativa, pero 2009 fue un año excepcional con un nivel de precios y de demanda históricamente bajos. Logramos limitar las pérdidas ahorrando unos 2.000 millones de dólares, y seguiremos fortaleciendo aún más nuestra competitividad", señaló en un comunicado el consejero delegado del grupo, Nils Andersen.
Maersk seguirá concentrándose en 'costos y eficiencia' este año, aunque el efecto de la reducción será menor que el 2009.
Para 2010, A.P. Moller-Maersk prevé que la recuperación de la economía mundial se traducirá en un aumento del transporte de mercancías y del precio de los fletes, lo que permitirá a la compañía obtener unos "modestos beneficios".

Con una plantilla de 120.000 empleados en 130 países, el consorcio A.P. Moller-Maersk es dueño de la naviera Maersk Line, el líder mundial en el transporte marítimo de contenedores.

Además, el grupo danés cuenta con cuatro cadenas de supermercados y grandes almacenes y es propietario de diversas empresas subsidiarias dedicadas a la explotación petrolífera y al transporte de gas y crudo, entre otras actividades.