El mercado del contenedor marítimo ha estado más activo de lo esperado en el inicio del 2010, pero eso estaría relacionado aparentemente con la reposición de inventarios y la actividad posiblemente se limite, apuntó el CEO de A.P. Moller-Maersk.

El presidente ejecutivo Nils Smedegaard Andersen dijo a Reuters en una entrevista que las tasas de cargas se han recuperado gradualmente desde un mínimo alcanzado cerca de mayo del 2009.

"Aún no estamos en un nivel en el que la industria realmente realice retornos decentes, pero al menos estamos entrando en un territorio que es aceptable", dijo Andersen.

La desaceleración de la economía mundial golpeó duramente a los mercados de cargas y derrumbó los volúmenes y las tasas de cargas.
Maersk perdió 3.860 millones de coronas (711 millones de dólares) en los primeros nueve meses del año.
"Vemos una actividad mejor a la esperada en los primeros meses (del 2010), y suponemos que es una reposición de inventarios". "Parece que hemos tenido un buen inicio del año", afirmó Andersen, refiriéndose al mercado de contenedores, pero añadió: "no creemos que perdure en el año, una vez que termine la reposición de inventarios, o se estabilicen los niveles de acumulación."

Maersk Line, que opera el 15 por ciento del tonelaje de contendores del mundo y tiene más de 500 barcos de contenedores, es considerado un termómetro del comercio marítimo mundial, pero el ejecutivo aseguró que lo que suceda en las calles es el indicador real.
"Realmente no vemos ninguna razón para esperar una gran mejora en el consumo, ni en Europa ni en Estados Unidos, por lo que no somos muy optimistas sobre el crecimiento de los volúmenes este año", apostilló.
Andersen declinó proporcionar una perspectiva para los resultados del grupo durante este año, antes del informe de ganancias del cuarto trimestre y el 2009 que publicará A.P. Moller-Maersk el 4 de marzo.

El CEO (chief executive officer), apuntó que no pensaba que las tasas de cargas pudieran volver a caer a los bajos niveles vistos el año pasado. Sin embargo, "este es un negocio cíclico, por lo que dependerá de lo que suceda en la economía mundial". 

Andersen, afirmó que las adquisiciones no eran una prioridad en la agenda de Maersk, la cual busca invertir aún más en sus negocios de terminales portuarias y petróleo para mejorar los activos en problemas.