El Consejo Internacional de Estibadores (IDC) celebrará su próxima Asamblea Internacional en Charleston ~ Carolina del Sur ~ Estados Unidos del 22 al 26 de Febrero

La Cuarta Asamblea General del IDC da el salto al otro lado del Atlántico tras celebrar sus anteriores encuentros en España (Tenerife, Barcelona y Madrid). Charleston, en Carolina del Sur (Estados Unidos) será la ciudad anfitriona del encuentro internacional de la estiba. Entre el próximo martes 23 de febrero y el miércoles se celebrará la Asamblea del IDC, a lo largo de la misma se espera la reelección de Antolín Goya como coordinador general del IDC.

El lunes 22 se reunirán previamente las distintas zonas para consensuar los contenidos de la Asamblea. Posteriormente, los días 25 y 26 la organización anfitriona del evento, celebrará el décimo aniversario de la Lucha de los Cinco de Charleston.

Antolín Goya opta a la reelección en la Asamblea General de IDC

Antolín Goya ha presentado su candidatura, para dirigir durante dos años más el Consejo Internacional de Estibadores (IDC), en la Asamblea General que se celebrará los días 23 y 24 de febrero en Charleston (EEUU), en la que además de elegir a sus representantes para el próximo mandato se establecerán las directrices generales de una organización que aglutina a 50 colectivos y sindicatos de trabajadores portuarios de 23 países.

IDC (Internacional Dockworkers Council) ha estado dirigida por españoles desde que el 27 de junio de 2000 se creara en Tenerife con el objetivo de constituir una organización de alcance internacional con capacidad para aglutinar a los diferentes colectivos de trabajadores portuarios y permitir que sus demandas sean escuchadas en los foros internacionales de decisión.

Antolín Goya, actual coordinador general de IDC, se presenta de nuevo a la reelección tras afrontar durante su mandato unos años de transición para reestructurar internamente el sindicato con el objetivo de seguir haciendo frente a los retos de futuro y dotar a la organización de una estructura fuerte y estable.

Goya fue elegido coordinador general en agosto de 2007 tomando el relevo del barcelonés Julián García, que dirigió IDC desde sus inicios, cuando el sindicato pasó de aparecer en escena a contar con más de 50.000 afiliados en sólo ocho años. La filosofía de creación de IDC se centró en dar respuesta a los problemas comunes de todos los trabajadores portuarios del mundo, como la pérdida de puestos de trabajo, la disminución de la calidad del servicio, la inestabilidad laboral o el aumento del riesgo de accidentes.

La defensa de los intereses de los portuarios, la colaboración con todas las organizaciones afiliadas para proteger los derechos de sus trabajadores y la importancia de la formación y la promoción de actividades para las organizaciones afiliadas fueron los principios por los que se fundó la organización internacional y que actualmente se convierten en fundamentos esenciales ante la globalización de la economía, que precisa de la máxima flexibilidad de los mercados y de la mano de obra.

Goya defiende la organización internacional ante la necesidad de los estibadores de estar a la altura de las demandas que se les planean y ante la importancia de contar con una estructura lo suficientemente fuerte y amplia para dar respuesta a las posiciones de las grandes navieras.

Durante sus dos años al frente de IDC, la organización ha logrado crecer de forma notable en Suramérica, en donde se ha alcanzado un alto nivel de afiliación, así como instaurar planes de formación y adaptación a las nuevas tecnologías.

También se ha logrado crear un sistema de comunicación fuerte y eficiente que facilita la comunicación permanente entre los distintos colectivos para el intercambio constante de información que permita mejorar la calidad y condiciones laborales de los trabajadores portuarios.

La apuesta de futuro que Goya trasladará en la Asamblea General de Charleston pasa por dar el salto a Europa del Norte, para lograr el acercamiento a los principales puertos de Alemania y Holanda, así como consolidarse en el Mediterráneo y afianzar a IDC en África, un mercado emergente y que ofrece mayores posibilidades de crecimiento a medio y largo plazo.

Respecto a Suramérica, donde IDC ha crecido espectacularmente en los últimos dos años y se ha convertido en la mayor fuerza sindical de estibadores, los retos se centran, según Antolín Goya, en la transformación de los sistemas de trabajo. “Hay que alcanzar acuerdos de colaboración para especializar al personal, para pasar de ejercer de la mano de obra física a la utilización de la maquinaria”, apunta el actual coordinador general.

En Norteamérica, las acciones deben dirigirse a consolidar el trabajo de IDC en la zona este de Estados Unidos así como en Canadá y, a través de los norteamericanos, dar el paso a los puertos asiáticos.

Durante el mandato de Goya también se ha logrado alcanzar un principio de acuerdo con la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF-Europa) –que deberá ser ratificada en asamblea por ambas organizaciones- para defender posiciones comunes ante la mesa de diálogo que ha propuesto la Unión europea.

RETOS DE FUTURO

La candidatura de Goya es la única que hasta el momento se ha presentado para dirigir el Consejo Internacional de Estibadores –auque el plazo estará abierto hasta la celebración de la Asamblea General- y el actual coordinador general se presenta a la reelección por convicción y responsabilidad. “Esto no es un coche que uno lo coge, lo prueba y si no le gusta lo cambia”, resalta Goya, quien afirma que se trata de estar al frente de un proyecto grande e ilusionante.

”No soy una persona que cuando las cosas se complican dan un paso atrás; lo doy adelante y con sentido de la responsabilidad”, agrega el también secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, la confederación española de sindicatos de trabajadores portuarios que se ha marcado como objetivo prioritario que IDC sea fuerte y siga defendiendo los derechos de todos los portuarios, independientemente del puerto en el que desarrollen su trabajo.

Pese a las diferencias existentes entre los distintos países y puertos “en todos se nos solicita lo mismo: garantía de servicio, altos niveles de producción y costes razonables”, precisa.

Goya recalca que el mercado está en manos de cinco o seis grandes navieras que mueven el 80 por ciento de las mercancías mundiales, y destaca que los sistemas de trabajo, las estructuras, las maquinarias y los operadores son los mismos en los distintos puertos y también son, en esencia, los mismos problemas a los que se enfrentan los portuarios y las mismas respuestas las que debe aportar IDC.