Maersk ha contratado buques de guerra para protegerse contra los ataques de piratas frente a Somalia. Maersk, contrató hace un año, un buque de guerra de Tanzania, escribe el periódico Jyllands-Posten. La intensa amenaza de los piratas ha provocado que A.P. Moller - Maersk contrate tropas y un buque de guerra de Tanzanía para proteger a uno de los buques de la compañía. La Asociación de armadores daneses pretende extender el método a otras navieras danesas. "Las aguas del este de África son una zona oscura, donde los países no tienen los recursos suficientes para luchar contra la piratería. Se trata de una medida de emergencia que una empresa contrate un buque de guerra de otro país. Pero no hay alternativa ", afirmó el Director Adjunto del armador danés Jan Fritz Hansen. En diciembre de 2008, A.P. Moller - Maersk, contrató a través de la empresa de seguridad Guardián GBS, un buque de guerra de Tanzania para proteger el buque "Maersk Brigit" contra los piratas somalíes. La naviera pagó una suma no revelada en dólares de EE.UU. por concepto de 'sueldos y combustible'.

El Barco de guerra fue contratado con la ayuda de una empresa de seguridad y fue asignado a la protección del buque 'Brigit Maersk'. Maersk pagó una cantidad desconocida a la Marina de Tanzania por ello. La compañía danesa también han contratado un buque armado privado para ocuparse de sus barcos en la zona, y no excluye el alquiler de buques de guerra Tanzanos.

Una situación 'aguda' "Comprobamos que era perfectamente legal, y por eso se eligió como una solución alternativa en una situación aguda", dijo el director de Maersk Tankers, Steffen Jacobsen. La compañía naviera ya ha contratado un buque armado (seguridad privada) para proporcionar protección a sus barcos, y no descarta contratar también un buque de guerra de la marina de Tanzana, confirmó el Vicepresidente senior, Lars Lundegaard. Varios países africanos son cada vez más proclives a la venta de 'protección' a las empresas de transporte internacional, porque esos países no pueden darse el lujo de perder la oportunidad de amortizar sus buques de guerra. Sin embargo, para el investigador del Instituto Danés de Estudios Militares (Dansk Institut for Militære Studier), Lars Bangert Struwe, "En el corto plazo puede ser una buena solución para Maersk. Pero a largo plazo, es un hecho peligroso, porque hace que los países pobres de África dependan del dinero de empresas privadas", afirmó.