jueves, 21 y domingo 24 de enero / 19:30 / La 2

El programa analiza el proyecto de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras de ampliar el puerto para dar cabida a todo el flujo de pasajeros, un propósito poco respaldado por los tarifeños Uno de los últimos rincones casi vírgenes en el sur de España, Tarifa, se enfrenta ahora a un dilema que puede cambiar su carácter: la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras persigue ampliar el puerto de Tarifa, que, según ellos, se está quedando pequeño para el tráfico de pasajeros que soporta. No todo el mundo está de acuerdo. Las reacciones ciudadanas a este proyecto, que está esperando la declaración de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, no se han hecho esperar. Y lo han hecho en direcciones distintas, que responden incluso a asociaciones y plataformas ciudadanas. Algunos tarifeños consideran ese puerto, al que llaman "megapuerto", como la puerta hacia una nueva forma de vida que rompe con la marca "Tarifa": naturaleza y tranquilidad. No ven necesario acoger más barcos, cuando a 20 kilómetros está el gran puerto de Algeciras, el primero del Mediterráneo, uno de los más potentes de Europa. Otros vecinos en cambio se inclinan por la ampliación, porque ven una salida a la grave crisis de empleo de la comarca. "El Escarabajo Verde" se interna en los vericuetos de las calles de Tarifa con dos vecinos, con criterios opuestos, que retratan su pueblo y sus pros y contras. Pero también intenta averiguar si existe alguna relación entre los problemas de espacio del puerto de Algeciras ¿cuyos vecinos también presionan para ver mejorar su litoral usurpado ¿ y esas nuevas obras que se proyectan. Mientras, en el Estrecho, tan maltratado, siguen viviendo especies sorprendentes, como las orcas, que el equipo del programa ha rodado y seguido para conocer si están afectadas por las nuevas infraestructuras de la zona. "Tarifa, esperando el maná" un documental de Elisabeth Anglarill, con imagen de Nicolás Sánchez, sonido de Juan Baño y montaje de Anna Gual.