CargoXpress es un proyecto europeo que pretende conseguir un transporte marítimo más barato y respetuoso con el medio ambiente entre los puertos europeos, tanto marítimos como fluviales. Esta iniciativa, liderada por Acciona Transmediterránea, tiene como socios a varias empresas de la categoría de Siemens, varios astilleros de la UE, puertos y universidades de España, Suecia y Grecia.
Este buque contará con lo último en tecnología. Se trata de un catamarán de velocidad media a alta. Con una eslora de 85 metros eslora y 18 de manga, podrá desarrollar una velocidad comprendida entre 20 y 40 nudos. Una de sus principales características es que será construido en aluminio y fibra de poliéster, con una capacidad para entre 100 y 150 TEU -contenedores de 20 pies o equivalentes- o 70 remolques de carga.
Uno de los objetivos de la Unión Europea es reducir el número de camiones que transitan por las carreteras y potenciar el transporte intermodal mediante barcos entre distintos puertos europeos con las autopistas del mar. Durante los próximos tres años, los socios del proyecto tienen que desarrollar una nueva generación de buques utilizando tecnologías innovadoras que den como fruto un modelo de barco rápido y eficiente. Por ello, la construcción de un prototipo a tamaño natural y asegurar su explotación comercial es crucial en esta aventura, pues se estima que en el umbral de 2020 serán necesarios unos 3.000 barcos para cubrir estos servicios, lo que se conoce como 'Short Sea Shipping' .
Por transporte marítimo de corta distancia 'Short Sea Shipping', se entiende el movimiento de mercancías y pasajeros por mar entre puertos situados en territorio de la Unión Europea o entre esos puertos y los situados en países no europeos con una línea de costa en los mares ribereños que rodean Europa.

Incluye tanto transporte marítimo nacional e internacional, así como los servicios feeder. El concepto se aplica también al transporte marítimo entre estados miembros de la Unión Europea y otros países ribereños de los mares Báltico, Negro y Mediterráneo.
CargoXpress reducirá el consumo de combustible en más de un 25%, lo que se podría incrementar con un 12% más mediante la utilización de una vela especial siempre que el barco cuente con vientos favorables. Si se llegaran a construir 3.000 barcos de este tipo, se estima que se ahorrarían unos 10,3 millones de toneladas de combustible al año, lo que supondría una reducción muy significativa en la emisión de CO2, en torno al 0,63% del total de la UE.

El presupuesto del proyecto es de 3.860.499 euros, de los que 2.600.788 son aportados por la Comisión Europea y el resto, por los socios.

Astilleros

Otro de los objetivos de la Comisión Europea con este proyecto, como es revitalizar los astilleros de la Unión, muy mermados desde las últimas reconversiones del sector y que apenas pueden hacer frente a la competencia que supone la construcción de buques en los países asiáticos por los costos y la falta de nuevas tecnologías.


Si el proyecto se desarrolla como se espera, los buques CargoXpress serán destinados a los corredores del Atlántico, el Báltico, el Mediterráneo y África. También podrán utilizar las grandes terminales de contenedores europeas como 'alimentadores' de las líneas 'short sea shipping'. Pero uno de los requisitos fundamentales para los puertos en los que se pueda aplicar este sistema de transporte marítimo será la disposición cercana de redes de comunicación tanto ferroviarias como de carreteras.