Esta tradición se inició en una época de penurias económicas, cuando los Reyes Magos no dejaron juguetes en la ciudad y los padres dijeron a sus hijos que los Reyes se habían quedado dormidos. Desde entonces, los niños de Algeciras arrastran miles de latas para hacer mucho ruido y evitar que vuelvan a olvidarse de Algeciras.