video

Los astilleros optaron por introducir el buque 'MSC Shenzhen' en su dique "para evitar un desastre" y ahora su actividad se encuentra paralizada Los trabajos de desagüe del dique en el que se encuentra el buque 'MSC Shenzhen' concluyeron en la jornada del pasado jueves, aunque resta la limpieza de sus paredes, de las galerías, la sala de bombas y del casco del portaconendores, unos trabajos que se estima pueden durar entre dos y tres meses. Cernaval, afirmá que están haciendo frente a todas las consecuencias de este accidente, sin contar con la ayuda de todas las partes involucradas en el mismo y por ello, propone que la empresa de los remolcadores, los prácticos, la naviera y el astillero, negocien para alcanzar un acuerdo a través del cual cada parte de momento ponga el 25 por ciento de los costes y posteriormente sea ya un juez quien decida de quien es la responsabilidad de la colisión y estime a quien corresponde pagar. Cernaval La tesis del astillero es clara y se basa en que la maniobra de entrada al dique del 'MSC Shenzhen' debió abortarse por no contar con los suficientes 'prácticos' para un buque de semejante tamaño y no emplearse adecuadamente los remolcadores. El director general de Cernaval, Manuel Piedra, informó ayer en rueda de prensa acompañado por el presidente del astillero, Mario López y el comisario de averías, Rogelio Garcez, que las instalaciones del dique actuaron como puerto refugio tras el impacto del costado de babor del portacontenedores contra la entrada.

La puerta del dique, recordó, se cerró en ocho minutos, siendo el tiempo habitual de esta maniobra 45 minutos, con lo que se evitó que 240 toneladas de combustible acabaran en aguas de la Bahía.

El seguro del buque, declaró Piedra, “nos ha dicho que hubiera sido más barato dejarlo ir y que hubiera sido más fácil limpiarlo en la playa”. A pesar de ello, el director de Carnaval dejó claro que “no nos pesa nuestra decisión, volveríamos a hacerlo, a pesar de la situación de bloqueo que estamos viviendo”. En la rueda de prensa, los responsables del astillero, explicaron que en este incidente existen cuatro partes implicadas.

Por un lado estamos nosotros, el buque con su capitán a bordo, los prácticos que dirigen la maniobra y los remolcadores que la facilitan. “Queremos sentarnos con todos y que cada uno ponga un 25 por ciento de los gastos para salir de este atolladero económico”, destacó Piedra, quien resaltó que “ahora nadie quiere responsabilizarse del dinero que ya ha gastado el astillero”.

Piedra afirmó que tanto la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras como Capitanía Marítima habían intentado sentar a prácticos y remolcadores para negociar, “pero tampoco lo han conseguido. Estos señores no dan la cara”. El seguro del barco entiende que los responsables del accidente no fueron ni el astillero, ni el buque, pero Piedra, no comprende el motivo por el que prácticos y remolcadores no están en la mesa.

“Desde el día siguiente al accidente siguen trabajando con normalidad, mientras nosotros estamos paralizados, perdiendo trabajo y con el buque dentro del dique sin reparar”

Video Acompañando las imágenes de un ilustrativo video grabado por las cámaras de seguridad del astillero en la jornada del accidente, ofreció su explicación de los hechos el comisario de averías Rogelio Garcez. El comisario informó que en las imágenes del video podía comprobarse cómo el remolcador de proa estaba trabajando y el de popa no, por lo que el buque portacontenedores, de 400 metros de longitud por 50 de eslora, no estaba enfilado y estaba girando al revés. La grabación deja claro que el 'MSC henzhen' en la maniobra de entrada y con casi medio barco dentro del astillero se escoró de babor hasta colisionar.

Según Garcez, "el práctico no tenía visibilidad desde el puente del buque y para esta operación y dada la magnitud del barco, habrían sido necesarios al menos dos prácticos más ubicados a los costados".
En el informe presentado por prácticos y remolcadores se especifica que el impacto se produjo entre el costado de babor del buque y las defensas de entrada del dique, siendo un grillete lo que provocó la hendidura que dejó escapar el vertido de fuel. Las imágenes mostradas ayer por Cernaval “desmontan esta teoría”, señalaron desde el astillero, “ya que el grillete en cuestión no está afectado, se encontraba más bajo que la hendidura y se aprecia perfectamente el efecto de la colisión con el borde de hormigón del dique, que descarnó hasta la gavilla”. A criterio de Cernaval, el práctico no dio órdenes de empujar a los remolcadores de babor. “No queremos culpar a nadie”, declaró Manuel Piedra, “pero sí pedimos que se responsabilicen”.

Al día siguiente del accidente en el astillero, se sacó la caja negra del buque, que registró todas las conversaciones del puente de mando, y el armador la trasladó a Alemania. De momento nadie ha tenido acceso a sus registros, ni autoridades ni astillero. También el capitán se marchó al día siguiente del incidente.

Contratos en peligro Más de un centenar de trabajadores de los astilleros de Cernaval se concentraron esta mañana por segunda vez ante las instalaciones para pedir a las administraciones que intervengan para la conservación de sus puestos de trabajo. Los empleados recordaron que ya se han producido 30 despidos tras el vertido del 'MSC Shenzhen' y que de continuar la situación toda la plantilla corre peligro. De hecho en días pasados el directivo de Cernaval, Manuel Piedra, habló de un reducción laboral que podría alcanzar al 95 por ciento de la plantilla si no se consigue salir de la situación de bloqueo que actualmente viven las instalaciones. Uno de los trabajadores afectados, Jorge Gázquez, informó ayer durante la protesta que los buques que iban a ser objeto de reparaciones en Cernaval se estaban desviando a los astilleros de Cammel Laird en Gibraltar. Según los trabajadores, las administraciones públicas deberían interceder “para que se concedan las autorizaciones oportunas para que vuelvan a entrar los barcos”.

Trabajadores de Cernaval: “Nosotros hemos salvado la Bahía y ahora queremos soluciones”, “señores pónganse de acuerdo” y “el astillero no se cierra, no más despidos”.

Los trabajadores han anunciado movilizaciones en Algeciras y en La Línea de la Concepción si no reciben una solución a su problema. El próximo lunes tienen prevista una movilización junto a la rotonda del hotel Rocamar, en la entrada de La Línea.