Puerto de Tarifa
Como reacción tardía a la defensa que Tarifa SÍ y otros colectivos hacen de un puerto reconciliado con el centro histórico de la ciudad, verdadero motor de la economía turística y capaz de combinar usos pesqueros tradicionales con nuevas funciones recreativas y comerciales, la APBA se saca de la manga una propuesta de puerto deportivo del que nada había dicho en su proyecto de ampliación, donde ni siquiera aparece presupuestado. Nada que objetar a un puerto turístico/deportivo, de carácter público y abierto al pueblo. Sólo que dudamos de las verdaderas intenciones de la APBA y de la sinceridad de sus convicciones por los siguientes motivos: → El puerto deportivo no aparece en los planes originarios de ampliación y, a día de hoy, no está garantizada su financiación, menos aún en el presente contexto de crisis y restricciones presupuestarias. → La desleal relación de la APBA con Tarifa desmiente por sí sola su recién inaugurada voluntad de abrir el puerto a la ciudad: siempre ha pensado en sus intereses, por encima de las necesidades del pueblo. Y es que debemos recordar que la construcción de la Estación Marítima, así como las sucesivas remodelaciones del espacio portuario, se han hecho siempre de espaldas al Ayuntamiento y de las recomendaciones del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Centro Histórico (en fase de aprobación). Fue la APBA quien encajonó el Castillo de Guzmán el Bueno, degradándolo visualmente, y se negó a la apertura del Paseo de la Alameda al puerto. En conclusión, consideramos que se trata nuevamente de una doble estrategia de distracción de la APBA: chantajea al pueblo de Tarifa, tal como hiciera con el acceso directo al recinto portuario desde la N-340. “Si no hay ampliación no tendréis puerto deportivo”, parece decirse a los tarifeños y, de paso, se pretende desplazar la atención sobre la verdadera naturaleza especulativa del megapuerto. Nuestro pueblo no puede caer en esa trampa: para que Tarifa cuente con un puerto deportivo, a la altura de la ciudad turística que es, no se requiere una desproporcionada ampliación de casi 62 hectáreas, que mutiplicaría por cinco la superficie del puerto actual. Vía: Tarifa Sí