tuna-fish
La media de las capturas de atún rojo ha pasado de ejemplares de 180 kilos a menos de 100, esa reducción del peso de la población adulta es la que marcaría la alerta.
Los países de la Unión Europea (UE) debatirán mañana, en una reunión técnica, sobre la recomendación de Bruselas para impulsar una prohibición al comercio del atún rojo del océano Atlántico y del mar Mediterráneo, debido a su situación crítica. Representantes de los Veintisiete se reunirán en un Comité de Gestión de la UE sobre Comercio de Flora y Fauna, para discutir la iniciativa de Mónaco, que apoya la Comisión Europea (CE) y que, si sale adelante, supondrá un veto a la venta internacional de dicho pescado hasta que deje de estar en peligro de extinción. La propuesta monegasca consiste en clasificar al atún rojo "en peligro" dentro de un anexo determinado (el Anexo I) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) de la ONU. Las negociaciones definitivas sobre esta medida no se celebrarán hasta marzo de 2010 en Doha (Qatar) por los 175 Estados miembros que han suscrito el convenio CITES. Si el atún entra en el CITES en el Anexo I la exportación quedará prohibida. Las industrias pesqueras europeas se oponen a dicha medida, aplaudida por las organizaciones ecologistas. El sector español, representado por Cepesca, ha alertado de que podría suponer la pérdida de unos 2.300 empleos directos en España. La CE ha señalado que su posición definitiva se verá influida por una reunión que celebrará la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), que se celebrará en noviembre en Brasil, aunque de momento, la postura oficial de Bruselas es recomendar el veto. Los armadores europeos y las cooperativas pesqueras, agrupados en Europesca y Cogeca respectivamente, han calificado de "radical" la posible prohibición y argumentan que no se cumplen los requisitos de la normativa CITES para imponerla. Estas organizaciones dicen que el último dictamen científico del ICCAT considera que no es necesaria ninguna moratoria ante el estado actual de las poblaciones y que los miembros del ese organismo ya aprobaron el plan de recuperación que se aplica en la actualidad, por el que se redujeron las capturas del recurso.