PIF
COAG-Almería ha urgido a la Comisión Europea (CE) a que incluya en los acuerdos de asociación suscritos con terceros países una cláusula que garantice un "control exhaustivo" de las exportaciones ante la emisión por parte de Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) de hasta 17 alertas por la presencia irregular de fitosanitarios en productos hortofrutícolas. En una nota, la organización agraria ha lamentado que, entre las denuncias, figuren los envíos procedentes de países considerados "competidores habituales y directos" de la agricultura almeriense como Marruecos, Turquía, Jordania o Israel, que exportan pimiento, pepino, calabacín o berenjena. En esta línea, ha calificado de "insuficientes" los mecanismos implementados por la CE ya que la "mayor parte" de las hortalizas y frutas "entra sin ningún tipo de control que certifique la calidad o garantice que no se superan los cupos fijados en los acuerdos de asociación" al tiempo que ha abogado por la creación de una red de inspectores comunitarios que vigilen por la salubridad de los alimentos en los estados productores. Para COAG-Almería la situación ha derivado en que, a su juicio, "nadie pueda prometer al consumidor que las hortalizas extracomunitarias ofrecen las mismas garantías que las producidas en Europa", principalmente, según ahondan, en cumplimiento de la normativa en materia de fitosanitarios que, en estos países, "es mucho menos estricta". Desde la organización agraria han aludido, asimismo, al último informe anual sobre los residuos de pesticidas en las frutas y hortalizas y en los cereales, correspondiente a las pruebas realizadas en 2007, en el que la AESA indicaba que los problemas sanitarios ligados a la presencia excesiva de residuos de pesticidas "son más frecuentes en los productos procedentes de países terceros" y resaltaba que se detectaron 354 sustancias diferentes en las muestras.