CMA CGM La_Traviata
El grupo francés de transporte marítimo CMA-CGM está sufriendo las consecuencias de una de las peores crisis económicas de la historia y tiene como objetivo la negociación de una moratoria con sus acreedores. El Gobierno francés podría prestarle asistencia. La contracción del comercio mundial ha golpeado duramente a la compañía naviera líder del Mediterráneo, CMA-CGM: los fletes han bajado en un promedio de 75% en 2008, mientras que el grupo ha ampliado su flota con un número significativo de nuevos buques -18 en 2009- causando así una enorme deuda a la naviera estimada en 3,5 mil millones €, informó Econostrum.info. A pesar de un plan de ahorro de 600 millones de euros en vigor desde finales de 2008, el grupo ya no es capaz de asumir sus deudas. Esto es especialmente cierto ya que durante años su estrategia ha sido siempre la de reinvertir los beneficios en el desarrollo. En abril de 2009, la compañía informó que su cartera de pedidos sumaba 52 buques portacontenedores que podrían ser entregados hasta 2012. En 2008, CMA-CGM (más de 16.500 empleados en todo el mundo) ha alcanzado un volumen de negocios de 10,27 mil millones € con un beneficio neto de 84,5 millones de €. Esta cifra ya había descendido un 87% en comparación con 2007, pero será negativa en 2009. Un plan de apoyo podría desempeñar un papel importante y CMA-CGM está pidiendo a sus acreedores congelar los pagos durante un año. Además, la intervención del Fondo de Inversión Estratégica como solución inmediata, creado por el gobierno francés para apoyar a las empresas estratégicas, conseguiría fortalecer el capital de CMA-CGM y disipar las preocupaciones de los bancos. CMA-CGM está lejos de ser un caso aislado. Hace unos días, la organización profesional de Armadores de Francia pidió a su gobierno responder por los créditos contratados por los navieros galos para la construcción de buques, con un presupuesto que podría llegar a 1.2 bn de euros. Los resultados de las compañías navieras más importantes del mundo son ruinosos. A finales de agosto de 2009, AP Moller-Maersk, el mayor armador del mundo, anunció una pérdida de 406 millones de euros en el primer semestre de 2009 y una previsión muy parecida para el segundo semestre del año. La alemana Hapag-Lloyd prevé una pérdida de 900 millones en 2009 y ha solicitado garantías bancarias. Zim, la naviera israelita ha sido objeto de un plan de reestructuración financiera. Por último, MSC - Mediterranean Shipping Company, obtuvo en septiembre una moratoria de sus deudas. La situación es la misma para muchos propietarios de buques asiáticos.