ETT
Numerosos compañeros del estibador fallecido el pasado viernes al caerle encima una carga de pescado, José Antonio Pérez, acudieron ayer junto a sus familiares y allegados a un emotivo homenaje celebrado en el Puerto de Las Palmas, en el que sus cenizas fueron esparcidas al Océano Atlántico. La actividad en los barcos de frío de la 'Luz Market' se paralizó ayer entre las 13.30 y las 13.45 horas en señal de duelo por el trágico suceso ocurrido en la tarde-noche del pasado viernes. Cientos de personas acudieron hasta el lugar donde ocurrió el accidente para guardar entre todos un emocionado minuto de silencio y dedicar unas emotivas palabras que recordaron a José Antonio Pérez, que ayer estaba presente en todos los corazones de sus compañeros y amigos. En el acto, las cenizas del fallecido fueron depositadas al mar del Puerto de Las Palmas por decisión de sus familiares, que no pudieron contener las lágrimas al mantener siempre en presente a José Antonio durante el homenaje. Sus compañeros también quisieron rendirle tributo el pasado domingo, cuando realizaron una ofrenda floral en la plaza de Belén María de Las Palmas de Gran Canaria, lugar muy simbólico para los estibadores. Esta muerte ha causado un hondo dolor entre los trabajadores del Puerto, que el pasado sábado recordaban a José Antonio Pérez como una persona que tenía muy presente la seguridad dentro del trabajo. Desde hacía cinco años trabajaba como estibador eventual dentro de las instalaciones portuarias, un trabajo que compaginaba, según apuntaron amigos suyos, con la limpieza nocturna en las calles de la capital. Vía: La provicia