China flag
  • Una normativa europea permite echar al fuego la mercancia pirata y dejar al vendedor sin su materia prima.
China está en el punto de mira. Las fábricas ilegales del gigante asiático producen casi dos tercios de las falsificaciones que se venden en la Unión Europea Esas mercancías viajan por medio mundo hasta recalar en los puertos de Rotterdam (Holanda) y Valencia. Son las principales puertas de entrada para las copias y donde la actuación policial es más contundente. Según la directora general de la Asociación Nacional para la Defensa de la Marca (Andema), Soledad Rodríguez, este es el principal motivo por el que la Comunidad Valenciana esté entre las primeras a la hora de hablar de violaciones de la propiedad industrial: «Si no se incauta en el puerto se hace en los almacenes. De ahí los índices». Otro de los accesos a España se produce por el puerto de Algeciras. «Hay material que después se traslada a Marruecos», señaló Moira Viñas, de Nike. En un proceso viral, mucha de esa mercancía falsa que está en el país alauita pasará otra vez a Europa gracias a los turistas, que la compran en los mercadillos marroquíes. Otro camino muy distinto siguen los miles de productos incautados. El receptor de las falsificaciones tiene dos opciones, según Viñas: «Puede ir a juicio por las falsificaciones o puede quemarlas». Una normativa europea permite echar al fuego todas las copias y dejar al vendedor, «que saber perfectamente que es producto ilegal», sin su materia prima para vender. Vía: La Voz de Galicia