video

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) expresó ayer su "conmoción" por la tragedia vivida por 75 inmigrantes ilegales que habrían muerto de hambre y sed al quedar a la deriva en una embarcación en la que intentaban llegar a Italia y lamentó en particular que varios barcos no les prestaran asistencia pese a los mensajes pidiendo socorro. "Estamos conmocionados por los relatos que escuchamos ayer de cinco eritreos que presuntamente son los únicos supervivientes de un barco que salió de Libia hace 20 días", afirmó el portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic. La Guardia de Finanza italiana les había encontrado ayer en una embarcación con los cinco supervivientes a bordo después de días a la deriva sin combustible, agua ni alimentos. Según el portavoz, los supervivientes han relatado que a bordo de la pequeña embarcación iban "unas 80 personas, en su mayoría de Eritrea" que pretendían llegar a Italia pero "tras tres días en el mar el barco se quedó sin combustible y pocos días después se agotó el agua y los alimentos". Los inmigrantes comenzaron a morir "uno a uno" de hambre y sed y los supervivientes "les lanzaron al mar". Los cinco eritreos explicaron que un pesquero se les aproximó y "les ofreció algo de pan y agua, pero luego les dejó allí", relató el portavoz, precisando que los supervivientes "se encuentran en mal estado de salud" y están en Italia para recibir tratamiento. "Aparte de la conmovedora tragedia que esto representa, es una causa de preocupación para ACNUR el que la situación de estas personas pasara por muchos barcos sin que se les ofreciera asistencia", subrayó Mahecic, incidiendo en que "esto es contrario a la tradición marítima de rescate en el mar que ha estado amenazada y cada vez más se elude". Según el portavoz de la agencia de la ONU, "ACNUR estaría muy preocupado si el endurecimiento de la política de los gobiernos hacia los inmigrantes en embarcaciones tiene como efecto desalentar a los capitales de barco a seguir honrando sus obligaciones marítimas internacionales". El Ministerio del Interior italiano aclaró hoy en un comunicado que "no llegó ninguna petición de socorro, a la embarcación neumática que transportaba a los cinco eritreos, a las autoridades italianas antes de la que llevó a la intervención de la patrullera de la Guardia de Finanzas". Asimismo, aseguró que "no se avistó ninguna embarcación por los numerosos servicios de patrulla que diariamente se llevan a cabo en la zona". Siete embarcaciones alcanzan las costas almerienses Aquí en nuestro país, un total de 119 inmigrantes han sido interceptados en siete pateras que han llegado en las últimas horas a las costas de Almería, en una de las cuales sólo viajaban menores. La primera embarcación fue localizada cerca de San José a las 20.00 horas del jueves con 17 inmigrantes, que fueron llevados por la Guardia Civil hasta el puerto de Almería. Todos presentaban buen estado de salud y fueron atendidos por el equipo de respuesta inmediata de la Cruz Roja. La segunda fue interceptada a la misma hora, también cerca de San José, en Cala Higuera, en el parque Natural Cabo de Gata-Níjar, con 7 inmigrantes argelinos a bordo, que fueron detenidos en tierra. La tercera embarcación fue localizada a unas seis millas (10,8 kilómetros) de San José sobre las 23.30 horas del mismo día con 11 inmigrantes a bordo, todos varones, que navegaban a la deriva sin motor. La cuarta fue interceptada por una embarcación de Salvamento Marítimo a las 02.00 horas de ayer cuando navegaba a 12 millas (21,6 kilómetros) de Punta Polacra, al norte del pueblo costero de San José. A las 04.00 horas llegaron hasta el puerto de la capital sus 25 ocupantes. La quinta, con 36 personas a bordo, tres de ellas mujeres, de las cuales dos están embarazadas, fue localizada cuando ya había llegado a tierra a las 06.00 horas en la playa del Censo del municipio de Adra. Varias llamadas de particulares alertaron al 112, que puso en marcha el dispositivo de emergencia y los inmigrantes fueron detenidos por la Guardia Civil. La sexta patera fue interceptada a las 05.20 horas del viernes cuando había llegado a San José con 14 inmigrantes argelinos: ocho adultos, cuatro menores y dos mujeres. La séptima ha sido localizada a las 07.05 horas de ayer a unos siete kilómetros al sudeste de Cabo de Gata, con nueve inmigrantes argelinos que, según la Guardia Civil podrían ser todos menores, a falta de confirmación por los estudios oseométricos. Además, 35 inmigrantes que fueron rescatados de una patera que viajaba de madrugada del viernes a la deriva a 40 millas de Motril (Granada). Siete tuvieron que ser hospitalizados a su llegada a puerto con síntomas de deshidratación e hipotermia, si bien cinco de ellos ya han sido dados de alta.