Leonhardt & Blumberg
Los 24 rehenes a bordo de un buque alemán que fue secuestrado por piratas somalíes en abril no tienen más agua, alimentos o medicamentos, publicó el semanario Der Spiegel, citando comentarios enviados por correo electrónico por el capitán de la nave. El buque container de 20.000 toneladas, Hansa Stavanger, fue capturado unos 645 kilómetros mar adentro del puerto sureño somalí de Kismayu el 4 de abril. "No podemos seguir", "No tenemos agua, alimentos ni medicinas"; escribió el capitán en un correo electrónico a su esposa el viernes, la primera señal de vida en más de tres semanas, divulgó la revista alemana. La compañía naviera de Hamburgo, Leonhardt & Blumberg, dueña del Hansa Stavanger, no realizó comentarios sobre la autenticidad de los e-mail. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania dijo que un equipo de manejo de crisis estaba trabajando en estrecha cooperación con la compañía naviera para hallar una solución. Der Spiegel comunicó que el capitán también envió un correo electrónico a la canciller de Alemania, Angela Merkel, pidiéndole ayuda. El capitán del Hansa Stavanger escribió en uno de sus e-mail que los piratas se habían impacientado con la compañía naviera propietaria del buque, cuando las negociaciones se pararon a fines del mes de abril. Asimismo, relató que, 'los piratas le taparon los ojos, lo arrastraron por la cubierta de su barco, mientras le gritaban y disparaban proyectiles cerca de su cabeza'. Además de amenazar de muerte a la tripulación. La dotación del portacontenedores está compuesta según se cree, por ocho alemanes, tres rusos, dos ucranianos, y 14 filipinos.