PBAB containers
Poco después de que la naviera Eastwind Maritime se haya declarado en bancarrota el pasado 25 de junio, Drewry Shipping ha predicho en su informe trimestral 'Container Forecaster' que antes del fin de año habrá más víctimas corporativas y más quiebras. A pesar del relativo éxito conseguido en aumentar las tarifas este mes, el sector todavía está pendiente de las pérdidas colectivas de proporciones catastróficas que se avecinan con el masivo descenso en los ingresos que no podrá ser compensado con los recortes de costes. Drewry espera que las navieras pierdan conjuntamente 20.000 millones $ (14.300 millones €) en el 2009, habiendo tenido sólo un pequeño beneficio de 5.000 millones $ (3.600 millones €) en el 2008. También ha previsto que habrá un descenso de 55.000 millones $ (39.400 millones €) en los ingresos, que sólo podrá ser compensado parcialmente con un ahorro de costes de 30.000 millones $ (21.500 millones €). Las reacciones iniciales ante el incremento de tarifas que muchas navieras han implementado el 1 de julio opinan que van a ser positivas; además las navieras han sustituido los precios todo incluido por el pago de las tarifas del transporte más un recargo por combustible. "Todavía es pronto, pero de momento estamos obteniendo buenos resultados cercanos a los niveles esperados", dijo una fuente. Este mes, la mayoría de las navieras han aumentado las tarifas en 300 $ (214,77 €) por TEU en las rutas Asia-Europa, pero esto de ningún modo será suficiente para mitigar la crisis. En conjunto, Drewry espera que el procesamiento global de contenedores se reduzca este año en un 10,3% a 471 millones de TEU, un descenso en el que tanto puertos como navieras se han visto seriamente implicados. Sólo una recuperación muy modesta del 1% ha sido prevista para el 2010, lo cual no será bastante para que la situación comercial vuelva a estabilizarse. A pesar de que estas predicciones pueden tener que ser ajustadas teniendo en cuenta variables desconocidas como el precio del petróleo, no obstante Drewry cree que el sector de los contenedores está al borde de una gran sacudida. "¿Que si esperamos que haya víctimas? Absolutamente", dijo Neil Dekker, redactor del informe Container Forecaster. "La estructura del sector cambiará cuando las compañías entren en quiebra, se unan o se hagan más pequeñas, despojándose para ello tanto de recursos como de personal". Dekker opina que pocas o ningunas de las acciones llevadas a cabo por las navieras tienen sentido, calificándolas tan inefectivas como 'una tirita sobre una herida en la yugular'. "En general, las navieras deberían haber anclado más tonelaje excedente en lugar de intentar encontrar nuevas rutas". "Y aún más importante habría sido invertir más esfuerzos en forjarse buenas relaciones con los clientes y en tratar con mayor cuidado el proceso de negociación para así crear una mayor fidelidad a la marca y hacer más difícil que los competidores puedan quitar negocio reduciendo los precios". Las tres grandes rutas comerciales se enfrentan este año a un fuerte descenso en los volúmenes de mercancías. Según Drewry, este descenso será de un 17,4% en las rutas Asia-Europa, un 14,2% en las transpacíficas y un 11,9% en las transatlánticas. Sin embargo, también hay algunos puntos positivos, ya que hay varias navieras especializadas en mercados específicos, como el del oeste africano, que han conseguido mantener sus volúmenes o incluso aumentarlos. "Las mayores navieras en lugar de lamentar los caprichos de un mercado que nada perdona, necesitan enfocarse en soluciones sostenibles a largo plazo", comentó Dekker. "Esto requiriría cambiar las perspectiva que ha tenido el sector de los contenedores durante 40 años". "En lugar de enfocarse en la cuota de mercado o de lanzar nuevos servicios, las navieras deberían mejorar sus relaciones con los clientes". "Esperamos que dentro de 10 años la industria haya aprendido la lección y siga modelos de negocios que protejan los beneficios antes que expandir arriesgadamente las cuotas de mercado".