bandera negra

Informe de Banderas Negras de Cádiz 2009 (PDF - 943.6 KB)

Por undécimo año consecutivo Ecologistas en Acción de Cádiz presenta su campaña "Banderas Negras". La campaña, nacida en 1999, es una denuncia pública de aquellas playas o tramos de litoral que sufren vertidos contaminantes, agresiones urbanísticas o cualquiera otra actuación que ocasione una pérdida de calidad ambiental del litoral.

Las dos calificaciones negativas otorgadas son:
  • Bandera Negra: Impactos de mayor gravedad (vertidos contaminantes y/o agresiones urbanísticas).

  • Punto Negro: Impactos significativos, pero de menor gravedad.

En rueda de prensa, Ecologistas indicó que esas banderas negras recayeron sobre las playas de Camarón, Cruz del Mar y Regla, en Chipiona; Fuentebravía, el Ancla y la Inmaculada, en El Puerto de Santa María; la Casería, en San Fernando; La Barrosa y Novo Sancti Petra, en Chiclana; playa y acantilada de Rochela, en Conil; el Palmar, en Veje; Caños de Meca, tómbola de Trafalgar y el Carmen, en Barbate; Atlante y Los Lances , en Tarifa; Isla Verde, en Algeciras; fondos marinos lindantes con Acerinox y central térmica, en Los Barrios; y la playa de los aledaños de la refinería, en San Roque. Vertidos de aguas residuales urbanas, construcciones de edificios con una urbanización "salvaje", incumplimiento de la Ley de Costas, vertidos industriales o rellenos en las playas son algunos de los elementos que los Ecologistas valoraron a la hora de otorgar estos distintivos negativos a las diferentes playas de la provincia. Con las banderas negras los ecologistas pretenden hacer una evaluación ambiental integral del litoral, evaluando los impactos producidos por la contaminación y por la urbanización. Así, en cuanto a la contaminación, tienen en cuenta la existencia de vertidos, el funcionamiento de las depuradoras y la calidad de las aguas de los ríos que desembocan en el mar. Por su parte, en cuanto a la urbanización, los ecologistas tienen en cuenta en su evaluación el respeto a la normativa legal y el impacto sobre los ecosistemas naturales y sobre los recursos naturales, sobre todo agua, suelo y paisaje. Así, hay ocasiones en las que el impacto pueden considerarlo como "grande" aunque se haga cumpliendo la legislación urbanística, como pasa en las playas del Ancla y la Inmaculada, en El Puerto.